Foro Común

Hablemos del flamenco y de la copla española

1131 mensajes, 351 respuestas, 424 fotos
Esta es la casa del flamenco y de la copla.
Géneros en peligro de desaparcer por la influencia de otras corrientes musicales.
Hay jóvenes que están realizando verdaderos esfuerzos, para que esto no suceda
Marta Quintero, Miguel Poveda, Pasion Vega, Diana Navarro, Mayte Martín, Niña Pastori y muchos mas.
Hablemos aqui, de todos los intérpretes de este maravilloso género, tan nuestro, de los de ahora y de los de antes, compartiendo nuestros conocimientos en el tema. Bienvenidos. Quedais todos invitados


 Mensajes sobre este tema:

Descanse en paz este gran artista que fue Juan Peña El Lebrijano, era casi el último reducto que nos quedaba en el flamenco, pues si mal no recuerdo, el último y único que nos queda ya es Foforito. Que dure muchos años.-
Cuando el Lebrijano cana se moja el agua, dijo de él García Márquez, hoy nos deja una gran figura que dedicó sus últimos años al flamenco fusión, principalmente con la cultura árabe, donde decía que estaban las raíces del flamenco.

Descanse en paz este Grande del flamenco.
Descanse en paz este gran artista que fue Juan Peña El Lebrijano, era casi el último reducto que nos quedaba en el flamenco, pues si mal no recuerdo, el último y único que nos queda ya es Foforito. Que dure muchos años.-
¿Te olvidas de Jose Menese? para mi junto a "El Chocolate" uno de los mejores de siempre.

Casualidad también murió a los 75 y en Julio de 2005 "El Chocolate".

Saludos elpeque
Tu tienes los ojos negros
como es la pena mía
negros como mi tormento
Y tristes como es mi vida
tu tienes los ojos negros
como son las penas mías
Fandango.
Al pie de un árbol sin fruto me puse a considerar, que pocos amigos tiene
aquel que no tiene na.

Juan Pavelo.
Muere el cantaor de flamenco José Menese

Uno de los referentes de la música del cante jondo español ha fallecido a los 74 años en su casa de un municipio sevillano.

Q. E. D. +
Día tristisimo
Uno de los más grandes nos deja.
personalmente mi preferido.
Voy en ruta volveré sobre ello.
Murió Jose Menese, un sevillano, de Puebla de Cazalla, que dejo escuela, pocas voces tan desgarradas como la de este cantaor, tan conocedor de los palos del flamenco, que hasta el último momento, hacía vibrar a todo aquel que acudía a oírlo, tuve la suerte de haberlo visto en directo dos veces, y una se queda sin respiración, cuando este señor canta, cualquier gesto, cualquier movimiento de cuerpo, ls palmas, todo denotaba la maestría y el buen hacer de Menese que a pesar de no ser gitano tenía ese duende necesario para interpretar este difícil arte.

Mucha pena ha causado esta muerte en el mundo del flamenco, junto al Chocolate era uno de mis preferidos, siento de verdad su desaparición, nos quedan sus discos grabados, y sus actuaciones, pero me hubiera gustado verlo en directo otra vez al menos.

Esta frase es de él, y tiene razón el cante para ser cante "tiene que doler" sentirse, transmitirlo, como solo Menese sabía hacerlo.

"Es una paradoja tremenda que cuando el flamenco se nombra Patrimonio ‘‘nosequé’’ de la Humanidad sea cuando haya menos cantaores que se salgan de lo esperado». ¿Qué falta? Pues como con los toros, que solamente hay cinco o seis toreros que duelan. Y eso es el cante. Tiene que doler, y si no duele, acuéstate, amigo».
Lo vives muy profundamente querida amiga. Verdaderamente una pena muy grande para el mundillo del Cante Jondo.

Un abrazo.
Pues sí, esta muerte me ha afectado mucho, por ser un cantaor genial al que me hubiera gustado volverlo a ver.

Pasa buen día amigo.
TEATRO
Estrella Morente se estrena en Mérida con una 'Lisístrata' en technicolor

Los actores, en una de las escenas de la obra. JERO MORALES

Twitter
Facebook

La cantaora protagoniza junto a Antonio Canales y Aída Gómez la versión flamenca de Miguel Narros sobre el clásico de Aristófanes

05/08/2016
Demostrado queda que el flamenco puede ser vehículo de comunicación de cualquier cosa. Una comedia griega o una tragedia cristiana..., todo puede contarse con el repiqueteo de un cajón o la voz rasgada de una guitarra. El flamenco o un tipo de flamenco que se relaciona sin complejos con otras músicas y puede ir del pop al rap con parada y fonda en otros estilos. La Lisístrata que se estrenó ayer en el Festival Internacional de Teatro Clásico de Mérida, dirigida por José Carlos Plaza sobre un texto de Miguel Narros que versionaba el clásico de Aristófanes, respondía a ese tipo de patrón evolutivo como demuestra que empezó bajo un bombardeo intenso y terminó en juerga flamenca. Era inevitable, teniendo en cuenta que estaba protagonizada por Estrella Morente, Antonio Canales y Aída Gómez. Las tres estrellas se lucieron en el escenario del Teatro Romano bajo las estrellas y arrancaron aplausos y olés tanto de fuera como de dentro del escenario, por mucho que le pese a Plaza, que había prohibido las morcillas y los jaleos en el proscenio. Hubo de todo... Pero, a ver, demasiado que el coro logró parecer compacto y que recitó el texto con decente armonía. Que Estrella Morente estuvo sublime y se superó comunicando con cada trozo de su ser. Que Canales se gustó a sí mismo y al público y puso el espectáculo de cara. Que Gómez tuvo momentos en los que se movía como si su anatomía fuera un lenguaje compartido con todos los espectadores. Que los bailarines fueron gloriosos, los músicos estuvieron más que sublimes y la familia flamenca de Estrella cumplió con solvencia su papel.

Podía haber pasado cualquier cosa y lo que pasó fue que los 3.000 espectadores que abarrotaban el teatro se pusieron en pie para celebrar con alborozo la conveniencia de una suerte de musical que tenía frases como: "Los otros son diferentes pero jamás enemigos. De la misma condición todos somos semejantes. Hijos de cualquier nación, nacimos en cualquier parte".

Lo que es innegable es que La guerra de las mujeres es un conflicto en technicolor donde el enemigo es el amante y son ellas las que tienen la sartén por el mango: o acaba el enfrentamiento o se acaba la paz conyugal. Y ya se sabe: dónde se ponga un "huerto florido" que se quiten las trincheras. Una de las cosas que más llamaba la atención era ver a los sobrios flamencos abandonando sus tradicionales atuendos negros y sumergirse en una orgía de colores flúor tanto en vestuario como en escenografía que, aunque llamativa, podía haber sido inexistente por el poco uso que se le da. En cualquier caso, el gineceo rebelde que reúne Lisístrata formaba un interesante coro entorno a ella y lograba acompasar el ritmo del verso usando un cajón como guía (inteligente argucia) hasta derivar en la inevitable juerga flamenca. La música es uno de los hallazgos de este espectáculo que estará en escena este fin de semana y el que viene. Juan Carmona ha conseguido que cada personaje tenga un leit motiv diferente y perfectamente reconocible, dotándolo de entidad sonora propia y logrando que la historia se cuente a través de las canciones. Además de los momentos de auténtico tablao flamenco, la melodía tiene auténticos momentos de recogimiento y seria intensidad. Al final, todo estuvo preñado de la emotividad esperada en un estreno tan trascendente y tan familiar al mismo tiempo y Estrella Morente no tuvo ningún reparo en arrodillarse cuantas veces consideró necesario y besar el suelo sagrado del teatro que pisaba.
!. Maravillosas escenas.
y maravilloso flamenco.!
Cuando el Lebrijano cana se moja el agua, dijo de él García Márquez, hoy nos deja una gran figura que dedicó sus últimos años al flamenco fusión, principalmente con la cultura árabe, donde decía que estaban las raíces del flamenco.

Descanse en paz este Grande del flamenco.
Las citas de García Márquez son prodigiosas. En sus últimos días, cuando la cruel enfermedad del Alzheimer lo castigaba, le dijo a un amigo de toda la vida que le visitó "no se quien eres pero lo que si sé es que te quiero".
Terrible, que gente tan necesaria nos abandone para siempre.

Te saludo admirada amiga. Pavelo.
García Márquez es todo un ejemplo como escritor y como persona.

Un saludo amigo
Una muestra del buen hacer de mis paisanos.

! A disfrutarlo ¡