¿Al español le gusta vivir por encima de sus posibilidades y vive endeudado?

Llevas razón Interesado en cuanto a los intereses de...

... Bueno lu: Ciertamente que en aquéllos tiempos se ganaba poco, si se establecen comparaciones. Tambien es cierto que ahorrar costaba un esfuerzo... Pero se tenían claras las prioridades. En referencia a tu comentario sobre los intereses, sufres un error..."Antes" los intereses bancários triplicaban los tipos actuales... Infórmate.

Dices tambien: "Tampoco existía todo lo que ahora se necesita para sacar adelante una familia".... A tu reflexión yó contestaría con unas preguntas: ¿Se necesita de todo lo que existe, para sacar adelante una familia.?... ¿No creamos más de una necesidad que podría evitarse perfectamente..?... ¿no estamos demasiado "enganchados" por un consumismo excesivo.?

Saludos.

Llevas razón Interesado en cuanto a los intereses de los préstamos, por supuesto que eran bastante superiores. Cuando compré mi piso me cobraron un 18% de interés, y en la hipoteca de otro un 11%. Evidentemente los precios de los pisos eran muy inferiores y bastante más asequibles. Hay que matizar también que al que tenía unas perrillas ahorradas y las metía a plazo fijo le daban entre un 9 y 10% de intereses, mientras que hoy día ni llegan a un 4%, eso tampoco incentiva mucho a ahorrar, a parte de que ya es imposible ahorrar. Los sueldos llevan mucho tiempo congelados, a la contra se dispara el precio de la luz, el gas, el agua, el IBI, comunidad, etc. y se produce un desfase entre lo que ganas y lo que gastas.

Otro elemento peligrosísimo que induce a muchos a gastar sin medida son las tarjetas de crédito. Antes pagabas todo con el efectivo que tenías ahorrado y controlabas más los gastos. Desde que todo el mundo tiene tarjetas de crédito todo el mundo gasta sin demasiado control. Vivimos al día y si estamos justitos de efectivo en la cuenta (o en números rojos), el dinero de plástico nos saca de muchos apuros en el momento, pero luego esa suma de gastos se convierte en una pesadilla cuando pasa a engrosar nuestra deuda y nos cae como una losa cuando nos cargan altísimas cuotas con unos intereses desorbitantes del 26% que es lo que nos cuesta tener dinero a nuestra disposición en el momento que lo necesitamos. De esta forma, hemos gastado ya el dinero antes de cobrar el sueldo y además como no nos llega para todos esos gastos, tenemos que pedir un poco más. Es una bola que cada vez se va haciendo más grande.
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
En los años 60 y 70 el aumento del coste de la vida anual era de el 12%, 13% y el 14% luego los sueldos subían en consonancia con dicho coste y por tanto las hipotecas también estaban en consonancia con tal coste.

Saludos.
Es cierto lo de las hipotecas. Yo empecé con un 18% y terminé con un 7%. Empezaba una "guerra hipotecaria" donde te ofrecían un % máa bajo. Si en la entidad bancaria solicitabas una rebaja y no te la concedían, trasaladabas tu hipoteca a otro sitio (amenzabas). Entonces el banco hacía una, ¿cómo se llama?, creo que era una SUBRROGACIÓN, o algo parecido, y te rabajaban algún %. Un saludo.
Si Mariela, es todo muy distinto... Y una de las particularidades que lo ha cambiado todo es, precisamente, el apartado que tu expones: "LAS TARJETAS DE CREDITO"... ¡Qué fácil ha sido siempre utilizarlas en forma inapropiada, para los própios intereses.!... Y es que nuestros "particulares intereses" los tenemos más identificados con el acceso -fácil- a una comprensión de la vida "consumista" a la que creemos tener derecho por norma común, sin pararnos a pensar y discernir que -en tal forma de vivir- los primeros perjudicados son -precisamente- aquéllos a quienes más deberíamos cuidar: "NUESTROS INTERESES PERSONALES"... Uno de los conceptos que deberían -muchos- revisar es el siguiente: ¿Necesito ó "quiero" necesitar...? La verdad, que ahí dentro ahí muchas diferencias importantes...

Saludos.