¿Qué recuerdos inolvidables conservamos dentro de nosotros?


Mis recuerdos de pequeño cuando podía estar jugando tranquilamente en la calle sin que nada ni nadie te pudiera hacer daño, ahora es casi imposible, ¡como ha cambiado la vida!
Las fiestas de la Virgen de la Caridad con la misa, procesión y baile
Recuerdo tantas cosas lindas.....
Recuerdo a mi madre que me sentaba en sus piernas y me contaba cuentos....
Recuerdo tantas cosas... y tu que recuerdas?
Aky: Hay tantos recuerdos maravillosos y que uno mismo por culpa de otra mala persona, que con su mentira rompiò una historìa de amor.
el día que vi como los grises le daban palos a mis compañeros, por salir a protestar en la primera manifestación que se realizó en esta zona.
Lo primero que hice fué agacharme para coger piedras con la intención de descalabrarlos, pero un compañero, me cogió del brazo y tiró de mi.
me hizo salir corriendo a la fuerza. hoy pienso que es lo mejor que ese compañero pudo hacer, hubiese sido peor si me deja...
y continuó, o no continuó dando palos.
En mi colegio, no daban, pero cuando empecé el bachiller, y cambié de colegio aquellos maestros eran mas malos.
recuerdo un día que me caí, y me rompí la barbilla.
el recuerdo de aquella herida, no la he podido olvidar.
Recuerdo que rifaron en el colegio un poster precioso del Sagrado Corazon, nos madaro decir numeso yo dije el 13 t me tocó ami, parece que me habia tocado la loteria, tendria ocho años.
Perdonad: No eran hoyas, sino ollas.
Mi madre teía dos hoyas grandes, (de unos 40 centímetros de diámetro), de hierro esmaltado (en mi pueblo le llaman, mal dicho, porcelana), que las utilizaba para guardar en una de ellas los sabrosos roscos que amasaba, y, en la otra, los chorizos de la matanza, totalmente recubiertos de aceite.

Un día que estrené un traje, entré a la habitacón donde estaban las hoyas, a oscuras para qe mi madre no se diera cuenta, levanté a tientas la tapa para cojer un rosco, de los que sabía que ya quedaban pocos, metí la mano hasta el fondo y... llené totalmente de "pringue" la manga de mi traje nuevo.

Podeis figuraros la reprimenda que me gané.
Recuerdo a mi padre cuando corría detrás de mi mientras me enseñaba a montar bicicleta..... las veces que me caía y el con su paciencia logró que yo aprendiera.
Recuerdo la disciplina con la cual me crió, hoy han pasado muchos años y se lo agradezco infinitamente.

.
El primer cigarrillo... casi me muerooooooo
Recuerdo cuando iba a la escuela, siempre en una pasteleria me compraba "ua estrella" y un "lingotin. me sabian a Gloria Bendita.
Pasaron los años (muchos) y fui a la misma panaderia y compre lo mismo.... me decepcione... su sabor nada tenia que ver con los sabores de antaño.
Recuerdo un magnífico diccionario que me regaló mi maestro, y sobre todo su dedicatoria: "A mi buen alumno..., como premio a su conducta". Lo conservo nuevo.

También recuerdo a mi querido maestro. En aquellos años, los niños no estabn distribuidos por cursos, sino que loa maestros daban clase a alumnos con distintos grados de conocimientos. Como a los mas aventajados de la clase no nos podía atender como él quería, porque le faltaba tiempo, decidió darnos clases particulares en su casa; y así estuvimos durante variso años: Saliamos de la escuela a las cinco de la tarde, merendábamos, y nos íbamos a su casa donde nos daba clase durante dos horas, sin cobrarnos un céntimo, naturalmente.
No lo olvidaré nunca.
Ibamos de jovenes a robar manzanas, ciruelas, cerezas... salio un dí el amo y... corriamos que la pelamos, nos conocia, fue a "mi casa", los demas se libraron.. y mis padres me dieron bien la badana.
Aun hoy... me tienta coger esas manzanitas que ponen fuera de las tientas.... pero paso de largo pero... me acuerdo y rememoro.
Recuerdo una pedrada que me dieron en la frente. Caí al suelo sin conocimiento, y me tuvieron que dar varios puntos de sutura.