¿Quién es Eduardo Garcia Serrano?

En 2003, la periodista Maruja Torres llamó “hijos de...

En 2003, la periodista Maruja Torres llamó “hijos de puta” a los votantes del PP desde el diario progre El País. No se disculpó ni ella ni su periódico, que ha seguido recibiendo suculentas ayudas del gobierno pagadas con dinero público a modo de publicidad institucional y compra de ejemplares. En 2005, desde una marcha encabezada por varios dirigentes socialistas se lanzaron todo tipo de insultos contra los católicos. El PSOE nunca pidió perdón, y se presentó una denuncia ante la Fiscalía que ha muerto en los jardines del olvido. En 2007 el cantante izquierdista Víctor Manuel llamó “hijo de puta” al portavoz de la Conferencia Episcopal. No pidió perdón. Unos meses después, el PSOE se jactó de llevarlo en la “Plataforma de Apoyo a Zapatero”.

En 2008, el alcalde socialista de Getafe llamó “tontos de los cojones” a los votantes de derechas. Se disculpó a medias y hoy sigue de presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias. En 2008, el actor izquierdista Pepe Rubianes dijo en la televisión pública catalana TV3: “Qué se vayan a tomar por el culo estos españoles. Ojalá les exploten los cojones y vayan al cielo sus cojones. Se vaya a la mierda la puta España”. El Partido Socialista de Cataluña respaldó al actor bajo el lema “todos somos Rubianes”. Sendas imputaciones contra él por delitos de ultraje e incitación al odio fueron archivadas por una juez que consideró que al soltar esas salvajadas, Rubianes ejercía “sus derechos a la libertad de expresión y de ideología”.

Hace poco, en un festival de música en Segovia, una banda de ultraizquierda interpretó una canción que llamaba “bastardo” e “hijo de puta” al Rey. Un concejal del PSOE dijo que esos insultos “entran dentro del ámbito de la libertad de expresión” y el ayuntamiento -en manos de los socialistas- incluyó la canción en un disco pagado con dinero público. Poco antes de eso, un contertulio de Intereconomía TV llamaba “zorra”, “guarra” y “puerca” a la consejera de sanidad del gobierno catalán por una web pagada con dinero público en la que se empuja a menores de edad a prácticas sexuales precoces (en la web un ejemplo de iniciación sexual de una chica con sólo 14 años sostiene que “ser tan precoz me sirvió para calmarme la sangre caliente y no tener prisas”) y que habla del aborto como un método anticonceptivo (”estoy embarazada y no lo quiero estar”, dice una sección sobre el aborto, sin mencionar en ningún momento que esa práctica conlleva la eliminación de una vida humana inocente).

Tanto Intereconomía como su tertuliano han pedido perdón en público, sin medias tintas ni rodeos, pero en este caso cambia la cosa, porque ni ese tertuliano ni Intereconomía son de izquierdas. Y los que iban en manifestación insultando a los católicos, los fans de Maruja Torres, Víctor Manuel y Pepe Rubianes y los que pagan con dinero público los insultos al Rey se convierten ahora en implacables inquisidores del insulto ajeno.

El doble rasero de la izquierda que predica “igualdad”

Los mismos que salieron en apoyo de los graves insultos de Pepe Rubianes contra todos los españoles se querellan ahora contra Intereconomía usando la Generalitat -es decir, dinero público- para ello. Los mismos que se jactaban del apoyo del insultador Víctor Manuel ahora incluso llevan al Congreso lo ocurrido en un plató de Intereconomía TV. Y por si eso no bastase, el gobierno le ha abierto dos “expedientes” a Intereconomía TV, uno de ellos a manos del Ministerio de… ¡Igualdad! Y es que para expertos en igualdad, ellos, que un día te llaman hijo de puta, tonto de los cojones y bastardo, y apoyan a quien desea que te exploten los cojones y que tu país se vaya a la mierda, y que al día siguiente y sin pedir perdón, además se sienten con autoridad moral para enjuiciar los insultos de los demás.

Creo que Eduardo García Serrano no estuvo nada acertado, pero también ha mostrado nobleza al pedir perdón, mucha más que los inquisidores progres que piden su cabeza. Me refiero, claro, a esa izquierda guerracivilista que aprovecha cualquier pretexto no sólo para demonizar a sus oponentes, sino también para cercenar sus derechos más elementales, empezando por la libertad de expresión. A eso responden los últimos intentos -que no los primeros- de ponerle la mordaza a Intereconomía. A eso, y al afán de esa izquierda por imponernos a los demás lo que tenemos que decir y hasta lo que tenemos que pensar.

Marina Geli no tolera que “se crea” que su política es amoral

Muestra de esto último es, a propósito de este caso, lo que la insultada -Marina Geli- dijo anteayer: “no puedo ni voy a tolerar que se crea que nuestra política es amoral”. ¿Pero quién se cree ésta para impedir a nadie no sólo decir sino hasta creer -o sea, pensar- tal cosa? ¿Es que nos quiere lavar el cerebro o poner un chip censurador del pensamiento? Desde luego, esta señora no es una guarra: más bien se cree la versión catalana del “Gran Hermano” descrito por Orwell en “1984″. Yo creeré de la política de esta señora lo que me dé la gana y expresaré lo que me permitan los cauces de la libertad de expresión, que son más amplios -desde luego- que el afán de la señora Geli por imponer sus tesis a menores de edad y con dinero público, de espaldas a sus familias y violando el derecho de los padres a educar a sus hijos de acuerdo con sus convicciones: una vulneración, por cierto, muy común en los regímenes dictatoriales. Y si no le gustan mis pensamientos, sólo le queda un remedio: aguantarse.

En fin, ante esta casta de aficionados al lavado de cerebro y a los procesos inquisitoriales, sólo me cabe decir que Intereconomía tiene todo mi apoyo, igual que lo ha tenido la COPE, Antena 3 Radio y todo el que ha sufrido las consecuencias de atreverse a contrariar a esa progresía totalitaria y liberticida.

Yo siempre solidario con Eduardo García Serrano; y en contra de los corruptos socialistas y los que los apoyan.
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
hola chus (560) totalmente de acuerdo con`tù escrito. mira la culpa de todo esto la tenemos los ciudadanos, esto se soluciona, protestando los padres dejando una semana los niños en casa, y esta moneria de sra. esta de patitas en la calle, y el que venga detras se pensara las cosas antes de hacerla. pero nò podemos estar siempre criticando, sin hacer nada, hombre el que algo quiere algo le cuesta. que va a pasar si los padres deciden nò enviar sus hijos al cole en una samana, se los van a comer, los van a denunciar a todos. despues, cada cuatro años ahy elecciones, nò, pues todo partido que lleve elementos como esta sra. nì un voto, que llevan adoctrinando a los niños catalenes desde que entro la demogracia, que adoctrinen a sus abuelos.

te envio un saludo: antonio. y solidario con la justicia nò politizada. hay los c... de intereconoma, y de eduardo garcia serrano