¿Y tu con que SUEÑAS?


LA FLOR DE LA CANELA
*******************
Chabuca Granda, Óscar Avilés
----------------------------
Déjame que te cuente......,
Déjame que te diga la gloria
Del ensueño que evoca la memoria
Del viejo puente, del río y la alameda.
Déjame que te cuente......,
Ahora que aún perfuma el recuerdo,
Ahora que aún se mece en un sueño,
El viejo puente, el río y la alameda.
Jazmines en el pelo y rosas en la cara,
Airosa caminaba la flor de la canela,
Derramaba lisura y a su paso dejaba
Aromas de mistura que en el pecho llevaba.
Del puente a la alameda menudo pie la lleva
Por la vereda que se estremece al ritmo de su cadera.
Recogía la risa de la brisa del río
Y al viento la lanzaba del puente a la alameda.
Déjame que te cuente......,
Ay, deja que te diga, moreno, mi pensamiento,
A ver si así despiertas del sueño,
Del sueñO........................
....................
..............
!......!
Procura hacerlo
¿Vas a contarme qué
Sueñas tú qué sueñas
Me sueñas?
Y tu que vas a soñar ¿…?
si a estas horas de la noche
ya te vas acostar
espérate a las doce
deja que el mozo te ronde
disfrútalo...... y en paz.
Pues unas veces sueño y otras no. Cuando no sueño lo paso mejor, bueno, hay excepciones. Perol sin la menor duda, es mejor no soñar y dormir de un tirón por lo menos las ocho horas del día que junto a las otras ocho trabajando, me quedan otras ocho para descansar. He repartido mi horario: 8 horas durmiendo, 8 horas trabajando y 8 descansando. Día completo.
TÚ CON QUÉ SUEÑAS:
Vas a contarme que sueñas tú, QUÉ SUEÑAS, ME SUEÑAS. mis sueños todos están en tí, TÚ CUANDO SUEÑAS. sueño que tú estás aquí. QUÉ SUEÑAS, ME SUEÑAS. TÚ CON QUÉ SUEÑAS Vas a contarme que sueñas tú, QUÉ SUEÑAS, ME SUEÑAS. yo sueño por tí. TÚ CUANDO SUEÑAS. Pasan los días y querré, QUÉ SUEÑAS, ME SUEÑAS. querré soñarte otra vez. TÚ CON QUÉ SUEÑAS Mis sueños todos están en tí, QUÉ SUEÑAS, ME SUEÑAS. TÚ CUANDO SUEÑAS. Vas a contarme que sueñas tú. QUÉ SUEÑAS, ME SUEÑAS.

¿…………………………………………………………………………. .?

(No es mio)
Luna llena
"Yo estoy en la Luna soñando."
NO ERA EL SUEÑO, SEÑOR…

Bajo la luna llena encanecían los olivos.
La quietud era sólida y destilaba
un plomo ardiente que invadía los cuerpos.
El silencio
se había vuelto mineral
y en la sangre aún rompían las palabras
anunciadoras y terribles
que se habían mezclado con el vino.
Regresó y volvió a encontrarlos dormidos,
pues sus ojos estaban cargados

No era el sueño, Señor, era el espanto
lo que subía
río arriba del alma hasta los ojos:
era el espanto
de ver luchar a Dios y no hacer nada.

Marcos.
Sueño con mozas divinas
que en porras y entre bambalinas
van incitando al pecado
y es que todo hombre honrado
tiene debilidades supinas
... Y los sueños, sueños son
La estrella
! Con ella sueño!

Como relámpago de fuego fuiste,
que en mi sentimiento entraste,
dejaste encendido el fuego y entre llamas me dejaste.

Estrella, llévame a un mundo con más verdades,
con menos odios, con más clemencia y más piedades.
Soñamos despiertos tanto como dormidos por la conciencia
Sueño con mozas divinas
que en porras y entre bambalinas
van incitando al pecado
y es que todo hombre honrado
tiene debilidades supinas
SOÑAR CON DORMIR:
****************
Las dificultades a la hora de descansar puede conllevar problemas para la salud
«Dormir... tal vez soñar», dice Shakespeare en un verso del monólogo Ser o no ser de Hamlet.
Pero lo de dormir, tal vez soñar, a veces es un gran problema cuando uno apaga la luz y se mete entre las sábanas.
«El sueño es una necesidad biológica de nuestro organismo, una de las inversiones más rentables en salud, ya que dormir nos permite restablecer durante la noche las funciones físicas y psicológicas esenciales para disfrutar de un pleno bienestar al día siguiente. Por eso, no descansar las horas suficientes o no hacerlo en buenas condiciones puede originar fallos de memoria y de razonamiento, un estado de peor humor, irritabilidad o ansiedad y acarrear un menor rendimiento en el trabajo», asegura la doctora Alicia López de Ocáriz, experta médica de Cinfa.

Entre el 20 y el 48 por ciento de la población adulta española sufre en algún momento dificultad para iniciar o mantener el sueño, según datos de la Sociedad Española de Neurología. Pero, ¿cuáles son esos ladrones que le roban su carácter reparador? Según expone López de Ocáriz, entre las principales causas de insomnio están «las alteraciones emocionales propias del día a día, acompañadas de sentimientos de angustia y preocupación» que afloran en el momento de cerrar los ojos. También las enfermedades psiquiátricas, como la ansiedad o la depresión, pueden perjudicar el descanso, así como ciertos trastornos físicos.
Que sueñes conmigo, y si no que te caigas de la cama.

! Pero que no te hagas daño!