A media voz

VAS DEJANDO QUE TE ABRACEN

VAS DEJANDO QUE TE ABRACEN

Las vecinas cada día
me hacen pasar un mal rato,
pues dicen que tú me engañas
con más de tres y de cuatro.

Y Yo les digo sonriendo
¡Aunque por dentro rabiosa!
que si a ti te conocieran
no dirían esas cosas.

Que tú tienes mucha planta
pero eres serio y formal,
y las mozas se te enganchan
como moscas al panal.

Y como eres caballero
por no darles un desplante,
vas dejando que te abracen
solo porque eres galante.

¡Eso les digo yo a todas!
pero a ti te he de decir,
que tú tienes menos luces
que lo que alumbra un candil.

Así que enciende la vela
que a oscuras yo no te veo,
porque ya esta servidora
no aguanta tus devaneos.

Y ve diciendo a tú madre
que deje abierta la puerta,
porque yo ya me he cansado
y tú en mi casa ya no entras.
Pa. Sa. Ma.