A media voz

¡Ah! Esa es la segunda parte. Ante tal argumento me rindo