Alfredo Pérez Rubalcaba

En el esprín seguro que se pisa la cuerda de la zapatilla. Y se queda a la salida. Saludos