Amantes del teatro y la lectura

La Torre de Doña Blanca

La Torre de Doña Blanca
Albarracín es una localidad preciosa y con
una factura medieval, que fácilmente
sumerge al visitante en un mundo de
leyenda, una sensación que se acrecienta aún
más si cabe cuando llega el atardecer.
Por eso no es extraño que sea un escenario
ideal para imaginar hechos extraordinarios,
como es el caso de la leyenda de la Torre de Doña Blanca.
Se cuenta que la infanta Doña Blanca emprendió la huida de
Aragón, temerosa de los celos y los miedos que le tenía su cuñada,
la reina.
De esta forma llegó hasta Albarracín donde la familia Azagra,
dueña y señora de la población, la acogió con aparente
hospitalidad.
Sin embargo, nadie volvió a ver con vida a la infanta, y se dice que
fue encerrada en una torre de las murallas, la que aún hoy
conserva su nombre, donde murió de tristeza.
Existe la creencia de que su apenada alma todavía habita en la
torre, de la que sale en las noches de luna llena para bajar a
bañarse en las aguas del río Guadalaviar.
© Prames