Amigos de la fotografía

Mi querida Catedral de Leó y sus famosas vidrieras