Argentina


ABC PREMIUM.

Los dólares en ‘el colchón’ de los argentinos superan los 230.000 millones.

Carmen de Carlos.
Comunicado: La República Argentina se retira del Grupo de Lima
Miércoles 24 de Marzo de 2021

En el día de la fecha, la República Argentina formalizó su retiro del denominado Grupo de Lima, al considerar que las acciones que ha venido impulsando el Grupo en el plano internacional, buscando aislar al Gobierno de Venezuela y a sus representantes, no han conducido a nada. Por otro lado, la participación de un sector de la oposición venezolana como un integrante más del Grupo de Lima ha llevado a que se adoptaran posiciones que nuestro Gobierno no ha podido ni puede acompañar.

Una vez más, reiteramos que la mejor manera de ayudar a los venezolanos es facilitando que haya un diálogo inclusivo que no favorezca a ningún sector en particular, pero si a lograr elecciones aceptadas por la mayoría con control internacional. Es claro que no pueden las autoridades venezolanas desconocer, sin embargo, que producir las condiciones para un diálogo que resulte productivo es primordialmente su responsabilidad. Un diálogo del que deben formar parte, pero del que no puede apartar a la oposición en su conjunto. Un diálogo que sin duda se vería enriquecido con voces provenientes de los principales actores sociales del país, como la Iglesia, el sector empresario y las organizaciones no gubernamentales, sin exclusiones.

En un contexto en el que la pandemia ha hecho estragos en la región, las sanciones y bloqueos impuestos a Venezuela y a sus autoridades, así como los intentos de desestabilización ocurridos en 2020, no han hecho más que agravar la situación de su población y, en particular, la de sus sectores más vulnerables. Es importante señalar que las sanciones han afectado el goce de los derechos humanos de la población venezolana, de acuerdo a lo que se constata en el informe de la Relatora Especial sobre las repercusiones negativas de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos.

Con este espíritu, la Argentina continuará sosteniendo su compromiso con la estabilidad en la región, y buscará encaminar soluciones pacíficas, democráticas y respetuosas de la soberanía y de los asuntos internos de cada Estado.
El 24 de marzo se cumplieron 45 años del más terrible y genocida golpe de estado que sufriera la Argentina, pero no fue el único pergeñado por la nefasta política norteamericana para controlar y manejar lo que ellos han definido como su patio trasero.

Otros golpes en éste cono sur latinoamericano, el de Brasil en 1964, en 1966 también Argentina, 1973 Uruguay y en Chile, la dictadura más larga del continente, la de Stroessner en Paraguay y los repetidos y continuos golpes en Bolivia, todos bajo la tutela de Washington, que no ha cambiado su política en este nuevo siglo, sino que solo modificó su táctica aplicando los golpes blandos contra todo gobierno que no le sea adicto.

Pero a pesar de todo, seguimos gritando Memoria, Verdad y Justicia, que él Nunca Mas, sea Nunca Más con todos los responsables juzgados y condenados, los militares, los empresarios, los clérigos, los periodistas, los políticos locales y los extranjeros, todos los que hicieron posible la barbarie y la brutalidad para que desaparecieran 30.000 y asesinaran 10.000 hombres y mujeres de los que pretendíamos construir un mundo mejor, una vida que mereciera ser vivida con alegría, sin miserias y con justicia social.

​​​​​​​

Desde la caída de la dictadura en 1983 se logró algo que parecía increíble, pero suena a poco, se juzgaron y condenaron las cúpulas golpistas, hoy, luego de derrotar las leyes de obediencia debida y punto final, a raíz de los juicios por la verdad, hay otros responsables condenados, condenas que se lograron arrancar al poder real con la movilización y las luchas populares que tienen memoria y persiguen la justicia, y el Nunca Más se ha convertido en un símbolo, en un paradigma y ejemplo para otras naciones, recordemos que en Uruguay se perdieron los plebiscitos para derogar la ley de caducidad que solo trajo como resultado institucionalizar la impunidad de los asesinos, y que en las recientes elecciones un partido militar tuviera el 11% de los votos.

Asesinos, mercenarios sin patria que en nombre de las santas escrituras y bajo el mandato del imperio, solo entregaron nuestros países a los amos del norte, para el beneficio económico de unos pocos, y fundamentalmente para mantener el poder hegemónico de Washington e imponer un modelo de sumisión y la entrega de los recursos naturales, en nombre de la libertad, de esa libertad que solo nos permitiría ser sus esclavos.

Seguiremos luchando por Verdad, Memoria y Justicia, por la restitución de los cientos de bebes secuestrados a los que se les negó y niega la identidad, por saber el destino de cada una de las compañeras y cada uno de los compañeros desaparecidos, pero también queremos la justicia, no la divina que ya se ha llevado muchos responsables, queremos la justicia terrenal, la que palpamos y vemos, una justicia terrenal para todas y todos los responsables de este genocidio

Este 24 de marzo nos hermanó también bajo la represión del Cóndor, esa operación organizada y controlada por los Estados Unidos que unió más que nunca la sangre derramada de nuestras aspiraciones libertarias, dejando muy claro que la lucha de los pueblos es una sola, y eso el enemigo imperial lo entendió desde el principio, y actuó en consecuencia.

El cóndor voló sobre el Cono Sur y se extendió a todo el continente, porque la política de dominación de los Estados Unidos, lo reitero, es un proyecto continental.

Por eso no solo no se olvidaron del mal ejemplo que significa una Cuba en libertad, si no que la atacaron también en consecuencia, no voy hoy a hacer un detalle de los cientos de atentados sufridos por Cuba desde 1959, solo quiero recordar a Jesus Cejas Arias y a Crescencio Galañena Hernandez, dos jóvenes funcionarios de la embajada de Cuba en Buenos Aires, secuestrados y desaparecidos por la dictadura en 1976, salvajemente torturados en el taller Automotores Orletti, el centro clandestino de detención del Plan Cóndor, donde también fueron llevados secuestrados y desaparecidos doce argentinas y argentinos que eran empleados de la embajada, maestras de la escuela anexa a la sede diplomática, choferes, empleados administrativos, y para que no queden dudas de a quienes respondían los asesinos, está comprobado judicialmente la participación de colaboradores de la CIA e integrantes de las mafias de Miami en los interrogatorios.

Por qué el 24 de marzo nos hermana, somos los pueblos que seguimos gritando Nunca Más, porque tenemos memoria, Nunca Más, porque queremos saber la verdad, Nunca Más porque solo queremos justicia.
RECORDANDO:
Mi Buenos Aires Querido
Carlos Gardel

Mi Buenos Aires querido
Cuando yo te vuelva a ver
No habrá más penas ni olvido

El farolito de la calle en que nací
Fue el centinela de mis promesas de amor
Bajo su quieta lucecita yo la vi
A mi pebeta luminosa como un Sol

Hoy que la suerte quiere que te vuelva a ver
Ciudad porteña de mi único querer
Oigo la queja de un bandoneón
Dentro mi pecho pide rienda el corazón

Mi Buenos Aires, tierra Florida
Donde mi vida terminaré

Bajo tu amparo no hay desengaño
Vuelan los años, se olvida el dolor

En caravana los recuerdos pasan
Como una estela dulce de emoción
Quiero que sepas que al evocarte
Se van las penas del corazón

La ventanita de mi calle de Arrabal
Donde sonríe una muchachita en flor
Quiero de nuevo yo volver a contemplar
Aquellos ojos que acarician al mirar

En la cortada más maleva una canción
Dice su ruego de coraje y de pasión
Una promesa y un suspirar
Borró una lágrima de pena aquel cantar

Mi Buenos Aires querido
Cuando yo te vuelva a ver
No habrá más penas ni olvido........
NH Buenos Aires Tango....................
.......................
...............
...........
.......
Castor González Berr
@Tocastor
No se si será el último año a mis congéneres CASTORES de La Argentina Les! FELICITO EL AÑO 2020, PARA QUE SEAN FELICES SI DIOS QUIERE.!
10 personas exterminarán a 100.000 Castores en Argentina y Chile

Los castores son considerados una plaga debido a que no se enfrentan a sus principales depredadores naturales en esta región del mundo.

NO SE QUE HARAN COMIGO CUANDO VISITE > LA TIERRA DE FUEGO, BUENOS AIRES EN LA CALLE TORRENTES <

*Lo lamenta un Castor*
Castor González Berr
@Tocastor
No se si será el último año a mis congéneres CASTORES de La Argentina Les! FELICITO EL AÑO 2020, PARA QUE SEAN FELICES SI DIOS QUIERE.!
Argentina, siendo un ´país rico, tiene mucha corrupción y pésima planificación.
Argentina: Comienza la era Alberto Fernández bajo la sombra de Cristina Kirchner 14 diciembre 8 min.
Ángel Sastre.

Se espera que Alberto Fernández intenté despertar al país del “shock económico” en el que se encuentra, con algunas ayudas de emergencia como créditos para los sectores más necesitados, bonos de navidad, cepo al dólar, proteccionismo frente a las exportaciones para generar trabajo, congelar tarifas de medicamentos y energía, transporte

Comienza la era Alberto Fernández,…
Me comentaban unos amigos argentinos esta mañana, que ninguna de las dos opciones era buena.
Con Macri no se podia llegar a fin de mes y el respeto a la libre expresión estaba secuestrado.
Con Fernandez vuelve la corrupción y la ayuda indiscrimunada de la que se benefician los que les gusta poco el trabajo.

¿Entonces que solución hay?
Ninguna. El pueblo argentino ha votado.
Me comentaban unos amigos argentinos esta mañana, que ninguna de las dos opciones era buena.
Con Macri no se podia llegar a fin de mes y el respeto a la libre expresión estaba secuestrado.
Con Fernandez vuelve la corrupción y la ayuda indiscrimunada de la que se benefician los que les gusta poco el trabajo.

¿Entonces que solución hay?
Argentina retorna al kirchnerismo: Alberto Fernández, presidente electo.

Carmen de Carlos.
¿El objetivo es poner a este país de rodillas? (2/2)
El colapso inducido de Argentina como meta geopolítica del Nuevo Orden Mundial

Adopción del dólar como moneda oficial

El panorama actual se parece mucho al de 1989, cuando la hiperinflación que signó el fin del gobierno de Raúl Alfonsín fue la antesala de la Convertibilidad, un sistema que “rescató” la economía argentina con una paridad 1 a 1 del peso argentino con el dólar. Aunque fue presentado como una “genialidad” del entonces ministro ... (ver texto completo)
Buenos días FERISA; pues sí, América Latina siempre bajo el yugo de unos u otros.

Lástima de mundo... pero no tenemos otro.

Un abrazo, amigo.
¿El objetivo es poner a este país de rodillas? (2/2)
El colapso inducido de Argentina como meta geopolítica del Nuevo Orden Mundial

Adopción del dólar como moneda oficial

El panorama actual se parece mucho al de 1989, cuando la hiperinflación que signó el fin del gobierno de Raúl Alfonsín fue la antesala de la Convertibilidad, un sistema que “rescató” la economía argentina con una paridad 1 a 1 del peso argentino con el dólar. Aunque fue presentado como una “genialidad” del entonces ministro de Economía Domingo Cavallo -un integrante del Council of Foreign Relations- la Convertibilidad fue un proyecto vendido “llave en mano” por el Citibank y el Chase Manhattan al gobierno de Menem, que contuvo la inflación e inició una década de extranjerización de la economía con fuerte crecimiento del consumo interno.

El experimento terminó en la catástrofe del Corralito de 2001, pero los planes de profundizar el modelo incluían la adopción del dólar como moneda oficial. En Diciembre de 2001 un ensayo titulado “Cómo dolarizar en Argentina”, firmado por Kurt Schuler y Steve H. Hanke, afirmaba: “Las políticas que la Argentina ha seguido han llevado a su economía a un punto muerto. La incertidumbre sobre el futuro del peso se ha transformado en el obstáculo inmediato más grande para el crecimiento económico”. [5] ¿Alguna similitud con el escenario actual?

En 2018, los diarios financieros han vuelto a hablar de dolarización en Argentina. Y Steve Hanke ha vuelto al escenario. Padre de la dolarización de Ecuador y Montenegro, le recomienda a Macri la dolarización como remedio para salir de la crisis.[6] ¿Volverá el proyecto que el establishment financiero no pudo imponer después de la debacle de 2001?

La importancia del proyecto excede el contexto argentino. La necesidad imperial de mantener la hegemonía del dólar ha sido más importante que la explotación del petróleo en la historia de la última década. Hoy, con un enorme bloque emergente de países -encabezado por Rusia, China, India y otras gigantescas economías- encaminado a buscar un sustituto al dólar como moneda de referencia internacional, la dolarización de Argentina sería una conquista de alto contenido simbólico: la primera experiencia en un país de gran extensión e importancia geopolítica, y un capítulo que podría iniciar un ambicioso proceso continental.

La dolarización de tarifas de servicios públicos y de carteras financieras, y los contactos para un acuerdo directo con el Tesoro de EE. UU. ante la actual crisis, parecen pasos convergentes.

Sin embargo, las condiciones para un reemplazo del peso argentino por el dólar requeriría de parte de Argentina de un monto de reservas internacionales que país viene perdiendo aceleradamente en la actual crisis cambiaria. ¿Cómo financiar esa operación?

Cesión de territorios en canje de deuda

El debilitamiento de los estados nacionales para reforzar la supremacía del poder financiero internacional es una premisa del Nuevo Orden Mundial que se verifica en diferentes escenarios del mundo. En este contexto, la Patagonia aparece como una prenda de cambio perfecta para “rescatar” a la Argentina de otra “crisis”.

En los años turbulentos del 2001, cuando Argentina cayó en cesación de pagos, la prensa global llegó a sugerir que la Patagonia, inmensamente rica en recursos, fuera separada del resto del país para servir de mecanismo de pago de la deuda en default. Años después el profesor de Harvard Richard N. Cooper, escribió una propuesta en consonancia con el pensamiento de Anne Krueger (entonces titular del FMI] para someter a las naciones endeudadas a procesos de quiebra con el fin de que los activos sean liquidados y los ingresos resultantes distribuidos entre sus acreedores, bajo la guía de un tribunal global.[7]

La Patagonia argentina ya es un territorio internacionalizado. La compra masiva de tierras por parte de extranjeros en Argentina, que lleva décadas, había sido reglamentada en 2011 por el Congreso, disponiendo un límite del 15 por ciento de las tierras cultivables del territorio nacional, y hasta 1000 hectáreas por persona.[8] La administración colonial de Macri, por decreto, eliminó estas restricciones, y el proceso de adquisición masiva de tierras se profundizó. Ya hay extensos territorios en el sur argentino que funcionan como micro estados, con su propia red de carreteras, pistas de aterrizaje, fuerzas de seguridad y fuentes de energía, como las propiedades del magnate británico Joe Lewis. [9]

La entrega de tierras patagónicas a cambio de asientos contables que alivien la artificial deuda argentina podría efectuarse sin necesidad de una partición formal del Estado, o de una “declaración de independencia” de un grupo de colonos. El “negocio” de la Argentina podría disfrazarse mediante la cesión de tierras a ONGs o poderes privados que administren un territorio bajo la modalidad que Boaventura de Souza Santos denomina “nuevo gobierno indirecto”: el Estado se retira de la regulación social y poderosos actores no-estatales obtienen control sobre las vidas y bienestar de vastas poblaciones, la tierra, el agua potable, las semillas y los bosques. [10]

El ”negocio” para el Tesoro nacional podría ser presentado bajo la forma de la cesión de territorios diminutos. Sin embargo, siempre existirá el potencial de que sean expandidos de facto mediante la ocupación progresiva o la guerra. Hace falta señalar que, a la par de políticas de desguace y debilitamiento del Ejército argentino,[11] la administración colonial de Macri ha autorizado el ingreso de tropas extranjeras y la instalación de una base estadounidense en Neuquén, a las puertas de la Patagonia. En alianza con el Ejército británico en Malvinas, la zona aparece bajo estrecho control extranjero.[12]

Una sociedad dividida y sumida en penurias, un ejército nacional sin capacidad operativa y un proceso de infiltración de capitales y elementos militares extranjeros, parecen la antesala perfecta de eventos en los que Argentina pierda parte de su integridad territorial. Referencias oficiales no faltan: el rabino Sergio Bergman, ministro de Medio Ambiente y Desarrollo Sustentable, ha profetizado hace pocos meses que la Patagonia, como “tierra prometida, debe ser partida y repartida”.

Conclusiones provisorias

El diseño del colapso argentino no tiene una meta única, ni tampoco una conducción unificada. El plan tampoco tiene los resultados asegurados. Su evolución está vinculada con la evolución de otro conjunto de ofensivas en la región: el lawfare contra Lula y el resto de los líderes populares de América Latina, el cerco contra Venezuela y el despliegue militar imperialista en todo el continente, donde no se puede descartar el inicio de una guerra genealizada.[13]

Por otro lado, los resultados finales tienen que superar la prueba de fuego que ninguna conspiración puede anticipar: la reacción de la gente y las organizaciones populares, el impacto imprevisible que tiene en la historia un conjunto de eventos encadenados.

América Latina está bajo asalto. De la conciencia y movilización de sus pueblos depende la defensa de sus territorios y su libertad.
¿El objetivo es poner a este país de rodillas? (1/2)
El colapso inducido de Argentina como meta geopolítica del Nuevo Orden Mundial

La debacle no es consecuencia de una política errada, sino de un diseño para poner al país de rodillas. Los objetivos del colapso sobrepasan los imaginarios de la izquierda tradicional.

Por Claudio Fabián Guevara) Una de las debilidades estructurales de la resistencia autóctona frente a los procesos de expansión imperialista es una concepción ingenua sobre los planes del enemigo.

Las agencias transnacionales del imperialismo no sólo han incrementado exponencialmente su poder en los tableros internos de cada país, sino que también son mucho más ambiciosas en sus metas, donde además se operó un cambio cualitativo: superada toda resistencia organizada a la explotación extranjera de los recursos naturales, a la creación artificial de deuda usuraria, y al acceso al mercado interno de cada país, la agenda del Nuevo Orden Mundial para las sociedades periféricas sobrepasa los imaginarios de la izquierda tradicional.

Programa para poner a un país de rodillas

El pasaje del capitalismo industrial al capitalismo financiero ha modificado a tal punto las estrategias de expansión del proceso imperialista que incluso grandes grupos capitalistas locales que antaño podían considerarse socios comisionistas en la explotación de las sociedades coloniales, ven sus intereses ignorados y sus activos depreciándose.[1]

Argentina es una vez más un laboratorio de experimentos de vanguardia en materia de políticas de reconfiguración violenta de la sociedad. En “La doctrina del shock” Noemi Klein repasa cómo ciertas reformas políticas y económicas se introducen a través de desastres o contingencias diseñadas que suman a las sociedades en la confusión, provocando profundos impactos en la psicología colectiva y paralizando la reacción.

La administración colonial de Mauricio Macri ha puesto en marcha en forma acelerada un programa económico que aparece como un diseño premeditado para poner al país de rodillas. Cualquier economía próspera, incluso de los países desarrollados, se hubiera sumido en la parálisis productiva y la estanflación que caracteriza hoy a la Argentina:

La apertura importadora irrestricta provocó un gran desbalance en la balanza de pagos con el exterior, y el cierre progresivo de la industria nacional que quedó desprotegida.

El aumento salvaje de tarifas de servicios públicos desestabilizó no solamente las economías hogareñas sino también la viabilidad del comercio y los sectores productivos que no eran afectados por la competencia extranjera.

La desgravación impositiva de grandes grupos, quita de retenciones al agro y la minería y otras exenciones impositivas a los sectores más concentrados desfinanciaron las arcas públicas y prepararon el terreno para un agravamiento del déficit fiscal, que a su vez fue pretexto para un feroz ajuste presupuestario.

El endeudamiento acelerado que financió este esquema encaminó al país a volver al FMI, que impuso nuevas medidas de achique de gastos, interrupción de obra pública y recortes de programas sociales.

La vertiginosa devaluación de la moneda y elevación de las tasas de interés alimentó una inflación que amenaza desbocarse para convertirse en otro episodio de hiperinflación, y agravó las pésimas condiciones de la economía en su conjunto. Las tarifas de servicios públicos fueron dolarizadas, con lo cual, cada incremento del dólar impacta directamente sobre el costo interno de la producción de bienes y servicios.

El diseño de un colapso inducido

Es evidente que el paquete de políticas conforman un claro sabotaje al país, su aparato productivo y la calidad de vida de su población. Estas NO son las recetas de ningún tipo de capitalismo productivo, que por definición demanda bajos costos de producción (crédito, tarifas y salarios baratos}, protección racional frente a la competencia exterior, estabilidad monetaria, políticas de subsidios sectoriales y planes de desarrollo de las capacidades nacionales.

En las últimas horas, la debacle económica ha provocado de parte del Gobierno el anuncio de la eliminación de ministerios, miles de despidos en el Estado y más ajustes colaterales. Cualquier estudiante de Economía sabe que la profundización de esta política solo puede agravar la espiral recesiva, acelerando el camino hacia el colapso.

Es decir que, a diferencia de lo que pueden sostener las organizaciones de la izquierda clasista, la administración colonial no sólo está atacando el nivel de ingreso de la clase trabajadora: está minando incluso las bases de sustentación de los propios capitalistas locales. Se trata del diseño de un colapso inducido: el país marcha hacia la cesación de pagos, la parálisis productiva y el desempleo masivo ¿Puede ser sólo torpeza del grupo que gobierna?

Un segundo lote de políticas sugiere que es necesario el desmantelamiento por anticipado de cualquier intento de resistencia y oposición social activa. Pese a tener inicialmente un alto consenso social y gozar de una formidable protección mediática, el gobierno de Cambiemos ha impulsado sistemáticamente líneas represivas muy pronunciadas:

Silenciamiento de periodistas y medios críticos.

Encarcelamiento y hostigamiento judicial de líderes de la oposición.

Ingreso de tropas y establecimiento de bases extranjeras [2].

Demolición del aparato productivo, dispersión de los focos de resistencia política e intelectual, militarización del Estado en alianza con potencias extranjeras: este conjunto de tendencias indican que se avecina un shock muy agudo contra la configuración histórica del país, mucho más audaz que una simple redistribución del ingreso.

¿Adónde va el colapso económico argentino?

La pregunta de rigor es: ¿Cuál es el programa del shock que se prepara con este escenario catastrófico?

Sólo tenemos algunas pistas: señales de los mercados, gestos y silencios del Gobierno, y el rompecabezas que emerge del ejercicio de la memoria histórica y el análisis de las luchas anticoloniales del presente.

La agenda oculta del colapso inducido de la Argentina contiene metas del Nuevo Orden Mundial comunes a todos los territorios periféricos. Todos son ruinosos para los intereses de la población, pero el escenario de crisis multidimensional que se está construyendo apunta a presentarlos como “soluciones salvadoras”. Todos, además, contienen un elemento central de la agenda globalista para los pueblos subalternos: la disolución de la identidad y el Estado nacional.

Extranjerización acelerada de empresas y otros activos

Esta parte del proceso ya está en marcha, y es la que menos impacta ante la opinión pública por cuanto se suele presentar como un “progreso”: Argentina enfrenta un nuevo ataque extranjerizante de activos y mercados locales. Pero a diferencia de las crisis anteriores, que derivaban de presiones y apuestas desde el exterior, la actual es promovida por el propio gobierno de Cambiemos. Se reclama la intervención extranjera como único medio de conducir al país en esta coyuntura. [3] La debilidad externa en la que Cambiemos ha colocado a la economía argentina es funcional a una entrega masiva de activos por parte de empresarios locales. Desde el comienzo de la crisis externa la caída combinada de los valores bursátiles y la devaluación del peso deprecia a los activos argentinos en un 70 por ciento. La suba del dólar y la incertidumbre económica abre la puerta para que los activos del país sean rematados a precio de oferta. Techint, Aluar, Ledesma y las empresas de la patria contratista se sorprenden con sus ejecutivos encarcelados en una farsa judicial mientras las protecciones arancelarias de las que gozaban en el pasado se cancelan y las acciones de sus compañías se derriten en Wall Street.[4] Los fondos buitre están comprando esos papeles a precios de remate. Y el deterioro promete proseguir.

El proceso de extranjerización de la economía -compras, fusiones y absorciones, que pueden ser presentadas como “inversión extranjera directa”- se puede acelerar con una “inyección de confianza”. ¿Cómo impulsar “reformas de fondo” que recuperen “el optimismo de los inversores”?