Burgos

LA X FIESTA DE EXALTACIÓN DE LA PATATA (mi crónica en aquella fiesta al otro día de la fiesta)

LA X FIESTA DE EXALTACIÓN DE LA PATATA (mi crónica en aquella fiesta al otro día de la fiesta)

UN TUBÉRCULO SIN IGUAL

Más de 2000 personas asistieron al evento.

Carmen García / Tardajos

La patata volvió a reinar en Tardajos por décima vez. Fue pregonada, ensalzada y servida en ricos y variados menús para más de dos mil comensales. Se consumieron cuatro mil kilos de patatas, dos mil quienientos litros de vino, mil de aceite y más de 300 docenas de huevos en la elaboración de tortillas variadas, patatas a la importancia, con rabo de toro, con congrio, bacalao, costillas, riojanas, con morcilla, calamares, con cangrejos de río... para todos los gustos y buenas con cualquier ingrediente.

Hubo un total de 22 grupos concursantes de Burgos, Rabé de las Calzadas, Pedrosa y de Tardajos, a los que se sumaron más miembros y más premios con menos diferencia entre ellos, para poder gratificar los esfuerzos que año a año aumentan.

El jurado, compuesto por profesionales de la hostelería, después de valorar la gran calidad de los platos de los aspirantes, otorgó los primeros premios a los grupos "La Armonía" de Tardajos, que consiguió el de mejor tortilla y cazuela grande; "La Calzada" de Rabé, destacó en la pequeña; y "La Alternativa ", también tardajeña, por la buena decoración del puesto.

PÚBLICO
El número de visitantes no defraudó. La Plaza Mayor volvió a llenarse de comensales y las cazuelas se vaciaron rápidamente, y los pinchos de tortillas, el pan y el vino, desaparecieron.

Antes de degustar las patatas hicieron su presentación las autoridades que acompañaban al alcalde de la villa, Raimundo de la Torre, Baudilio Fernández Mardomingo, el metereólogo Paco Montesdeoca, anterior pregonero en otra de las fiestas, así como el diputado provincial José Pampliega y alcalde de Rabé de las Calzadas. El secretario territorial de la Junta, Alfredo González Torres, cerraba la comitiva entre otras autoridades presentes en la fiesta.

Previamente el regidor hizo entrega de la "Patata de Oro" al alcalde de Santa María A Monte, localidad italiana con la que se acaba de hermanar, y al pregonero. Fernández Mardomingo comenzó su disertación diciendo lo orgulloso que se sentía "de sembrar patatas en Tardajos" y quiso exaltar la parte lúdica de la fiesta, la alegría y el amor de la gente por ella.
Luego siguieron los concursos, la degustación popular, la entrega de premios por parte de los restauradores de Burgos y su provincia, una actuación de danzas y un concierto de jotas navarras.