Burgos

Y ESE PAÍS SE LLAMABA ESPAÑA

Y ESE PAÍS SE LLAMABA ESPAÑA...

¿Qué puede quedar de un país, cuanto todo los que mandan miran para si mismos de forma individual, como está pasando? Nunca lo había visto con tanta claridad, cada uno, a sus asuntos propios. Toda España es suya y con ella hacen lo que les viene en gana que para eso mandan. Nosotros, el pueblo, es que no pintamos nada en este tinglao o sarao... sólo formamos parte del entramado, pero somos sujetos pacientes sobre los que recaen todas las acciones que los que mandan ejecutan.
Somos, por otra parte, responsables de lo que en su día votamos, y aquella desafortunada acción, se ha vuelto en contra nuestra, en contra de nuestras tierras, en contra de la solución que pedíamos a tantos y tantos problemas como hay desde que llegó la crisis. Aún siendo sujetos pacientes, nuestra opinión no cuenta, ni las firmas, ni nada que tenga que ver con nosotros.

Sin embargo, se han gastado los mandamases verdaderas fortunas, que resulta que se deben, y por eso somos los que pagamos el pato. Decir que formamos un lote junto con la tierra, que a su vez, es la que debe pagar tantos y tantos intereses. O sea que somos igual los pueblos y las personas, todos juntos somos sujetos pacientes sobre los que recaen las acciones, los errores que otros han cometido, las estafas, las corrupciones, robos, y desacatos. Somos buenos pagadores, pues si nosotros no podemos pagar, lo pagan las tierras, que están tan indefensas como nosotros mismos o más.

Y también voy entendiendo qué es eso de los mercados... Esos que miran por sus propios intereses tienen participaciones en el el mercado, que es el que realmente manda en un país. ¡Cómo estaban de desbocados el año pasado! No había quien los metiera en cintura, y ellos, a derribar sueños, naipes, vidas, esperanzas ilusiones... Aviso que me llevará un rato hacer este pequeño análisis, y compartirlo, pero es lo único que nos podemos permitir. Porque además no tiene ninguna consecuencia el que se haga o no. Pero ya que soy sujeto paciente, lo hago porque esto me puede ayudar a ver todavía mejor la realidad.

¡Cuánto hemos cambiado en poco tiempo! Tanto que casi todo lo que antes merecía la pena, ahora es papel mojado. Y la culpa de todo, la tiene la lluvia, que lo ha mojado,... o que aquello que tenía valor y era estimado, era en realidad una falsa moneda y ahora se muestra tal cual es.

Había unas normas impuestas desde fuera, y de obligado cumplimiento...

FOTO: EL MORAL DE QUINTANILLEJA (BURGOS)