Federico, Buscando el cuerpo de Lorca, ¿para qué?

 
"Pero no quiero mundo ni sueño, voz divina,
quiero mi libertad, mi amor humano
en el rincón más oscuro de la brisa que nadie quiera.
¡Mi amor humano!"
Después de 85 años pervive la poesía, la voz valiente y ese amor suyo que nos abraza en la distancia.
¡Siempre Federico!