Cataluña

GERONA Y PROVINCIA

GERONA Y PROVINCIA

Nuestra estancia En la Provincia de Gerona vivimos en la ciudad pero también en Sets Feliu de Guixols, que ya he contado nuestra vida en eso bonita Ciudad. Gerona como ciudad moderna no me dice nada es una de tantas, pero tiene un barrio judío muy interesante y digno de ver. Se pase por el “Pont de pedra” (puente de piedra) y al frente esta el Ayuntamiento y a la Izquierda, un bulevar con mesas para sentarse a tomar algo y un mercadillo con cosas de Recuerdos de barrio que es muy interesante.
A la derecha Esta el restaurante casa ROCA el 3ª de España en calidad en las bodas reales llevan un hijo para hacer los postres y beben vino blanco del penedés.
Seguimos calle a riba y a la derecha subimos por una calle ton estrecha que solo cabemos uno, esta empedrada con canto rodado, entramos por una puerta que estaba abierta y subimos eran una casa muy antiguas, con muchas escaleras hacia arriba y hacia abajo la que se iba para bajo Esteba la capilla o como se llame, se notaba que se hacían ceremonia porque estaba muy cuidadas. El suelo de alfombra roja, seguimos hacia arriba y terminaba en una terraza muy acogedora.
En el exterior había unos jardines que en verano era una delicia porque casi no le da el sol, Todo tan silencioso que parece que estas en otro mundo te integras en el ambiente te da pereza marchar.
Estaba muy cerca la playa íbamos mucho pero nos gustaba mucho viajar. Fuimos al Valle de Aran ¡que bonito es! que edificios con unos tejado casi en pico, y todos de losa negra que resulta un contraste muy bonito, la losa es para que se caiga la nieve rápidamente.
Cogimos los remontes y subimos a 250m de altitud, estaba muy frio había poca nieve porque era verano pero el pasaje era grandioso, paseamos por los pueblecitos de alrededor que son preciosas y se come muy bien.
Otro día fuimos al valle de Nuria, solo se puede ir en coche a medio camino, luego hay que coger un tren cremallera, y se recorre unas montañas impresionantes, también se puede ir andando hacen senderismo, se les veía gente desde el tren.
Llegamos a Nuria lo primero que nos encontramos un lago guapísimo no era muy grande pero te extrañaba encontrar un lago a esa altura había cerca de los 2,000 m de altitud
Había, un curioso restaurante, los postres de la zona estaban en un mueble que daba vueltas y nadie te impedía coger lo que quisieras. Era todo muy rustió, pero muy bien cuidado y
acogedor.
Nos subimos en los remontes y no se es que altura subimos allí si había nieve pero no había la panorámica que había en el valle de Aran esto estaba en una montaña que esquiando solo se bajaba hasta cerca del restaurante, todo era montaña con mucha nieve y mucho esquiador.
Los dos sitios son precios y dignos de visitar
Seguira