Cataluña

**DISGREGACIONES DE ESPAÑA**

**DISGREGACIONES DE ESPAÑA**

Para cumplir esos fines, España con un gran obstáculo, está dividida:

1º Por los separatismos locales.
2º Por las pugnas entre los partidos politicos.
3ºPor las luchas de clase.

El separatismo ignora u olvida la realidad de España.
Desconoce que España es, sobre todo, una gran UNIDAD DE DESTINO.

Los separatistas se fijan en si hablan lengua propia, en si tienen caracteristicas raciales propias, en si tu comarca presenta clima propio o especial fisonomia topográfica.

Pero - habrá que repetirlo siempre - una nación no es una lengua, ni una raza, ni un territorio.

Es una UNIDAD DE DESTINO EN LO UNIVERSAL. Esa unidad de destino se llamó y se llama España.

Bajo el signo de España cunplieron su destino - unidos en lo universal - los pueblos que la integran.

Nada puede justificar que esa magnifica unidad, creadora de un mundo, se rompa.

Los partidos politicos ignoran la unidad de España, porque la miran desde el punto de vista de un interés PARCIAL.

Unos están a la DERECHA.
Otros están a la IZQUIERDA.

Situarse asi ante España es ya desfigurar su verdad.

Es como mirarla con sólo el ojo izquierdo o con sólo el ojo derecho: de REOJO.

Las cosas bellas y claras no se miran así, sino con los dos ojos, sinceramente DE FRENTE.

No desde un punto de vista parcial, de partido, que ya, por solo, deforma lo que se mira.

Sino desde un punto de vista TOTAL, de Patria, que al abarcarla en su conjunto corrige nuestros defectos de visión.

La lucha de clases ignora la unidad de la Patria, porque rompe la idea de la producción nacional como conjunto.

Los patronos se proponen, en estado de locha, ganan más.

Los obreros también.

Y, alternativamente, se tiranizan.

En las épocas de crisis de trbajo, los patronos abusan de los obreros.

En las épocas de sobra de trabajo, o cuando las organizaciones obreras son muy fuertes, los obreros abusan de los patronos.

Ni los obreros ni los patronos se dan cuenta de esta verdad: Unos y otros son cooperadores en la obra conjunta de la PRODUCCIÒN NACIONAL. No pensando en la producción nacional, sino en el interés o en la ambición de cada clase, acaban por destruirse y arruinarse patronos y obreros.