Cataluña

La diferencia entre Jordi Pujol y el Rey en relación...

La diferencia entre Jordi Pujol y el Rey en relación a sus cuentas en el exterior.
La consternación provocada por la confesión de Jordi Pujol sobre su cuenta en Andorra ha sido propia de un cataclismo y una gran decepción moral. Y nada justifica lo hecho por una persona valiosa en el que muchos creíamos. Y no se entiende como se puede empañar una trayectoria tan al servicio de una causa por mero interés económico. Es terrible y difícil de encontrar palabras adecuadas para descubrir el daño hecho por una personalidad tan fuerte y a la que teníamos tanto aprecio. Es la muerte de un símbolo, de un mito. Pero este caso de ocultación va a ser investigado y en su caso, sancionado. Y desgraciadamente Jordi Pujol quedará inhabilitado políticamente para cualquier iniciativa o consejo que podría dar. Es por todo una situación terrible y muy penosa.
Pero el rey ahí sigue agazapado contando con todos los honores cuando se niega a dar cuenta del patrimonio acumulado en estos cuarenta años. Intocable e impune. Pujol, tocable y no impune, sobre todo para quienes desean destrozarlo personalmente y en su obra. El rey, aforado e intocable.
Por eso es bueno recordar lo que ocurrió el año pasado cuando se encontraron cuentas en Suiza, herencias no declaradas y opacidades varias. La justicia no actuó. La agencia tributaria no actuó. Las Cortes no actuaron pues no se nos dejó preguntar nada sobre este asunto. La prensa dejó el caso. Se sospecha que la cuenta en Andorra de Pujol no solo procede de una herencia de su padre sino ha sido alimentada estos años. Ojalá se investigue y llegue al fondo de la cuestión. Pero ¿de dónde nace el riquísimo patrimonio del rey valorado en casi 2.000 millones de euros como dio cuenta el New York Times.
Muy mal lo hecho por Pujol, pero, ¿y el rey que prepara su viaje a Colombia para representar al gobierno en la toma de posesión de Santos? ¿Por qué esta doble vara de medir?.
ZARZUELA NO PUDO DEMOSTRAR QUE EL REY TRIBUTARA POR LA HERENCIA SUIZA DE SU PADRE. La Casa Real se limitó a decir que tiene "la convicción" de que los albaceas se ocuparon de liquidar las obligaciones con el fisco, pero no tiene datos para probarlo. Añadió que Hacienda tampoco podrá confirmarlo al haber pasado 20 años. Juan Carlos recibió 375 millones de pesetas. La Casa del Rey confirmó hace un año que Juan Carlos "no tiene ninguna cuenta en el extranjero" desde 1995, cuando cerró las que tenía en Suiza con 375 millones de pesetas (2,25 millones de euros) procedentes de la herencia de su padre. Sin embargo, la investigación abierta por Zarzuela tras destaparse este asunto hace cuatro meses, no ha encontrado pruebas documentales de que se cumpliesen las obligaciones tributarias derivadas de la herencia, aunque tienen "la convicción" de que los albaceas lo hicieron.
Las cuentas suizas heredadas por don Juan Carlos quedaron "a cero" en el año 1995, cuando fueron liquidadas y el dinero ocupado en el pago de deudas de los condes de Barcelona.
Así lo aseguraron fuentes de la Casa Real al explicar los resultados de la investigación abierta hace cuatro meses para tratar de verificar una información publicada por "El Mundo", según la cual Juan de Borbón dejó al morir, hace veinte años, una fortuna de 1.100 millones de pesetas, incluidos 728 millones en cuentas de Suiza, de las cuales el Rey habría heredado 375 millones de pesetas. Las indagaciones llevadas a cabo por el jefe de la Casa del Rey, Rafael Spottorno, sólo han permitido verificar que las cuentas fueron liquidadas entre 1993, año de fallecimiento del padre del monarca, y 1995, y que el dinero no se transfirió a otro lugar. Además, Zarzuela tiene la "convicción" de que los albaceas de don Juan pagaron los impuestos hereditarios, aunque no ha conseguido recabar pruebas documentales que lo confirmen. Hacienda tampoco podrá dar explicaciones al haber transcurrido 20 años.
Seguir el rastro a estas cuentas ha resultado un trabajo muy complicado, aseguraron las mismas fuentes, por los veinte años que han transcurrido desde que murió el padre del Rey, por la ausencia de documentos al respecto y, sobre todo, porque las entidades bancarias en que estaba depositado el dinero desaparecieron o fueron absorbidas por otras que a su vez cerraron y por la opacidad de la Casa Real. En el Palacio de la Zarzuela no hay papeles que se refieran a esas cuentas y todas las indagaciones las tuvo que llevar a cabo Spottorno a través de entidades financieras suizas y sin que el Ministerio de Hacienda haya podido aportarle datos.

No obstante, la Casa del Rey tiene la "convicción" de que los tributos sí fueron abonados por los albaceas, en concreto por Luis de Ussía y Gavalda, conde de los Gaitanes, fallecido en 2005 y que fue quien llevó el peso de las gestiones sobre la herencia dentro del equipo de albaceas nombrado por Juan de Borbón. En cuanto al dinero que recibió el rey como herencia consignado en cuentas de Suiza, Zarzuela no puede confirmar siquiera su cuantía, cifrada por El Mundo en 375 millones de pesetas, pero sí ha logrado verificar que las cuentas desaparecieron en 2.005.
Quedaron "a cero", aseguran las fuentes, y el dinero no se transfirió a entidades de España ni de ningún otro país porque se supone que se utilizó para pagar "obligaciones y deudas" contraídas por el conde de Barcelona, así como a otros gastos no concretados. No tienen ninguna duda sobre la situación actual de las finanzas del jefe del Estado y así afirman de manera rotunda: "El Rey no tiene ninguna cuenta en el extranjero". Para dar idea de las dificultades que Rafael Spottorno se ha encontrado en su investigación, las fuentes de Zarzuela han explicado que la Societé de Banques Suisses, que tenía parte de los fondos, en francos suizos, de la herencia de don Juan, desapareció, al igual que la otra entidad, Societé Generale Alsacienne de Banques, absorbida por Societé General. Sus archivos están destruidos y los bancos no tienen obligación de conservar los datos de sus clientes más allá de diez años, y han pasado veinte desde que murió el conde de Barcelona, en 1993.
Después de que "El Mundo" publicase la información sobre la herencia de Juan de Borbón, y que parte de la misma estaba en tres cuentas suizas, tantoIzquierda Unida como UPyD quisieron preguntar al Gobierno si el rey había cumplido con sus obligaciones con Hacienda en relación al dinero recibido, pero la Mesa del Congreso, dominada por el Partido Popular, vetó su formulación.
Sólo aceptó una única pregunta relacionada con el asunto del diputado del PSOE Pedro Saura, que no mencionaba las obligaciones tributarias del rey y se refería en genérico al tema de esta manera: " ¿Qué información puede el Gobierno facilitar acerca de la noticia aparecida en el diario El Mundo, en su edición del 31 de marzo de 2013, respecto del patrimonio que habría dejado en herencia el Conde de Barcelona a su fallecimiento?". El presidente del Congreso, Jesús Posada, explicó entonces a los periodistas que la Mesa había dado trámite a las preguntas de las que el Gobierno tiene competencia y había rechazado aquellas referidas a "personas concretas" o a cuestiones de las que no tiene conocimiento el Ejecutivo. En la información publicada el 31 de marzo de este año, firmada por Ana María Ortiz, "El Mundo" desvelaba que Juan de Borbón murió rico y dejó a sus hijos una herencia de 1.100 millones de pesetas, entre fondos en tres cuentas suizas e inmuebles. Del saldo en tres cuentas suizas, un total de 728 millones de pesetas, el rey fue destinatario de 375 millones. Pero de su fortuna personal nadie quiere hablar.
Pujol, destrozado. Y el rey, encumbrado.

Pujol, destrozado. Y el rey, encumbrado.

De eso se trata.

Todos los que legítimamente y con razón critican a Pujol, pierden autoridad moral para hacerlo si no hacen lo mismo con el rey. Así de claro.

PERIÓDICO DIGITAL
-----------------