Cataluña

¿Por qué mintió Évole en la Sexta sobre el Kurdistán?...

¿Por qué mintió Évole en la Sexta sobre el Kurdistán?

Ayer el programa 'Salvados' de la cadena La Sexta entrevistó al President de la Generalitat, Carles Puigdemont. El entrevistador, Jordi Évole, es conocido en Catalunya como "el follonero" por su aparición pública en la televisión autonómica como un bufón entre el público de un programa de Andreu Buenafente. También colabora con El Periódico tristemente famoso los últimos meses por mentir sobre una supuesta nota de EEUU advirtiendo de un atentado en las Ramblas y que Washington ha negado. En dicho diario se posiciona en contra de la independencia de Cataluña y a favor de lo que denomina "equidistancia", el "catch all" de toda la vida.

Évole se vanaglorió tras la emisión de lo que denominó "Momento Kurdistán". A la pregunta de si Puigdemont estaba a favor del referéndum del Kurdistán este afirmó que sí. Évole entonces afirmó que en 2014 Puigdemont había votado en contra de la autodeterminación del Kurdistán. A nadie se le escapa que el supuesto periodista pretendía debilitar la figura del President. Sin embargo manipuló la realidad, en definitiva, descontextualizó y mintió para favorecer su conocida oposición a la independencia. ¿Todo vale?

1) El jueves 10 de julio de 2014, Iniciativa per Catalunya Verds-EUiA presentó en la cámara catalana una propuesta de apoyo a la autodeterminación de Sáhara, Kurdistán y Palestina. Dicha moción incluía el boicot activo por parte de la Generalitat a empresas de Israel.

2) Convergència i Unió propuso una transacción pidiendo que se reconociera el derecho de autodeterminación de todas las naciones sin estado, por ejemplo el Tibet, Baluchistán, Cabinda o Escocia. A su vez pidió que se retirara el boicot activo a empresas israelís.

3) ICV se negó a retirar el boicot a Israel. O todo o nada. El texto no podía ser modificado. Obviamente era una trampa. Aún más, ICV se negó a reconocer el derecho de otras naciones sin estado como propuso CiU. Sólo se había de citar "Kurdistán, Sáhara y Palestina".

4) Ante dicha posición, claramente destinada a propaganda, CiU votó no. No a pedir la autodeterminación sólo a unas naciones y no para otras. No a pedir boicot a Israel pero, sin embargo, no hacerlo respecto a Marruecos o Turquía.

Descontextualizar los hechos y hablar de que Puigdemont, simplemente, votó no a la autodeterminación del Kurdistán, es un acto entendible en el curso de una campaña electoral pero deplorable desde el punto de vista de las ciencias de la comunicación.

Usar el Kurdistán, con su largo reguero de sangre, para fines partidistas, como hizo Salvados, va más allá de la ética humanística. Da asco.

Más aún cuando el señor Évole se ha negado, una y otra vez, a pedir la libertad de los dos periodistas turcos encarcelados desde este verano en el estado español y nunca ha movido un dedo por el Kurdistán, como sí ha hecho Puigdemont. Por ejemplo apoyando el referéndum del 25 de septiembre, pidiendo la libertad de Hamza Yaçin o votando la proposición del Parlament cuando Kobanê se desangraba. Entonces, una vez más, Évole era "equidistante": no podía sacar tajada de los muertos.