Consejos de salud


ABC PREMIUM.

Siete de cada diez contagios se atribuyen ya a la intensa vida social de los españoles.

E. M. | E. A. | A. G.
SALUD.

Estudio de proyección epidemiológica.

Conseguir la inmunidad de grupo en Covid recortará hasta nueve años la esperanza de vida.

La respuesta de los sistemas sanitarios ante la pandemia será clave para limitar su impacto, tal y como analiza un estudio de la revista PLOS ONE. Una incidencia del 10%, como se da en la región de Madrid o Castilla-La Mancha, reduce la esperanza de vida de la población hasta doce meses.

EL MUNDO.
Para prevenir un nuevo zarpazo del coronavirus este otoño, cuando se mezcle con la gripe, las farmacéuticas de todo el planeta continúan trabajando en sus vacunas a marchas forzadas. En China, que tiene cuatro candidatas en su última fase de ensayos clínicos, las primeras vacunaciones para el público en general podrían estar disponibles en noviembre o diciembre. Así se lo anunció a la televisión estatal el lunes por la noche una experta de bioseguridad del Centro Nacional de Prevención de Enfermedades, Guizhen Wu. Sin especificar cuál, ella misma se inyectó una de estas vacunas en abril y asegura que no ha sufrido reacciones adversas, según informa Reuters.

Desde julio, cientos de miles de médicos, soldados, empleados de transportes públicos y funcionarios que viajan al extranjero han sido vacunados en China. Desarrollada por la empresa Cansino, una de estas vacunas está siendo probada en el Ejército, mientras que las otras tres son de la firma Sinovac y de la farmacéutica estatal Sinopharm. Esta última podría empezar a comercializarse en diciembre con dos inyecciones a un precio de mil yuanes (120 euros). Mientras el coronavirus sigue desbocado por el mundo, la carrera por la vacuna se acelera antes de que llegue el temido otoño.
«Cuando llegas a China, ves por qué han parado el coronavirus y España no: control máximo»

Ocho de los españoles repatriados de Wuhan, como Pedro Morilla, vuelven a China para reincorporarse a su club de fútbol tras una cuarentena de dos semanas.

Pablo M. Díez.

CORRESPONSAL EN SHANGHÁI Actualizado: 16/09/2020 09:47h.

Cuando la veintena de españoles que vivían en Wuhan fueron evacuados a principios de febrero por el coronavirus, ninguno podía imaginarse que la pesadilla iba a perseguirlos y finalmente atraparlos donde más seguros se sentían: en casa. Tras su cuarentena de dos semanas en el Hospital Militar Gómez Ulla de Madrid, la epidemia se desató en España con la misma virulencia o más que en su epicentro de China y los repatriados volvieron a sufrir la angustia y el confinamiento que creían haber dejado atrás.

Así, entre encierros domiciliarios y recuentos incesantes de muertos y contagiados, han pasado seis meses hasta que, por fin, han podido volver a China los primeros «españoles de Wuhan». En su mayoría son futbolistas y técnicos que trabajan en los dos equipos de la ciudad, el Zall y el Shangwen. Debido las dificultades burocráticas para validar sus visados y permisos de residencia, anulados cuando Pekín cerró las fronteras el 28 de marzo, de momento son solo ocho empleados del segundo club, entre ellos su director técnico, el sevillano Pedro Morilla.

«Aterrizamos el domingo y solo hemos podido regresar la mitad de los 16 trabajadores españoles del equipo, ya que algunos tienen que renovar su permiso de residencia y están esperando la carta de invitación, que a todo el mundo le está costando conseguir», cuenta Morilla por teléfono desde un hotel a las afueras de Shanghái. Tras un largo viaje desde Barcelona con transbordo de ocho horas en Fráncfort, no está haciendo escala antes de volar a Wuhan, sino la cuarentena de dos semanas obligatoria para todo aquel que llega a China.

Además de una prueba PCR en los tres días antes de viajar y otra al aterrizar, dicha cuarentena deben seguirla tanto los extranjeros como los chinos que regresan a su país, que han de abonar el hotel designado por las autoridades. «Cuando llegas a China, ves por qué han parado el coronavirus y España no: control máximo», señala Morilla, impresionado por las medidas de seguridad para los vuelos internacionales en el aeropuerto de Pudong.

Además de que en su avión ya venían pasajeros chinos pertrechados con monos especiales de protección, al aterrizar le esperaban una legión de operarios ataviados con tan fantasmagóricos trajes, que se han convertido en el uniforme de la pandemia de coronavirus. Una vez que les hicieron el test del ácido nucleico y registraron todos sus datos, los viajeros fueron trasladados en autobús a un hotel que está a algo más de una hora del aeropuerto, donde fueron confinados en habitaciones individuales.

Informando dos veces al día de su temperatura, allí deben pasar dos semanas para que, cuando lleguen a su destino, no haya posibilidad de que propaguen el maldito coronavirus. «Volvemos bien de ánimo porque esto es trabajo y es lo que toca. Lo peor es dejar en España a la familia, pero llevamos mucho tiempo en el fútbol y sabemos lo que es estar fuera de casa», se resigna Morilla, quien pasó el confinamiento en Granada antes de mudarse recientemente a su Sevilla natal.

Para él y sus demás compañeros, como Albert Aumatell y Antonio Sevillano, es difícil de creer que el país que abandonaron a la carrera hace siete meses haya cortado la epidemia y en el suyo, el nuestro, los contagios no dejen de aumentar. «Por lo que nos cuentan nuestros colegas de allí, en Wuhan se ha hecho un esfuerzo enorme y la sociedad china ha sido muy consciente de lo que estaba pasando. La vuelta a la normalidad ha sido progresiva, con muchos controles y parones por rebrotes, hasta que nuestro club ha retomado la actividad deportiva completamente y sin perder a nadie», cuenta con orgullo, pero también con pesar por España.

Cuando llegue a Wuhan, a Morilla le esperan en la escuela del Shangwen unos 800 alumnos de 12 a 18 años, entre los que hay un centenar que estudiaban en Barcelona y tuvieron que volver a China cuando la epidemia asoló España. Justo igual que los “españoles de Wuhan” en febrero, que huyeron de una ciudad fantasma de muerte y enfermedad y dentro dos semanas regresarán a sus entrenamientos sin mascarillas ni miedo al Covid-19.

Y es que, tras los últimos rebrotes en la ciudad costera de Dalian y en la región musulmana de Xinjiang, ya controlados, China lleva un mes sin informar de contagios locales de coronavirus. Desde hace 30 días, todos los casos detectados son importados del extranjero, en su mayoría chinos que vuelven a su país o expatriados que están empezando a regresar.

Con este mes sin casos de transmisión doméstica, China sigue avanzando hacia la normalidad mientras la pandemia repunta en Europa y América tras el fin de los confinamientos masivos. Aunque se puede dudar de las cifras oficiales que da el autoritario régimen de Pekín, que ocultó la epidemia al principio, lo que es innegable es la normalidad casi absoluta que ya se respira en este país. En Shanghái, que tiene más de 20 millones de habitantes, ya se ve a mucha gente sin mascarilla no solo por la calle, sino también dentro de las tiendas y centros comerciales. En los cines de mayor tamaño, como los que proyectan la película «Tenet» en pantalla Imax, ya se ha levantado la prohibición de beber y comer palomitas que todavía impera en salas más pequeñas y las parejas pueden sentarse juntas sin butaca de separación en medio.

Incluso Wuhan, donde estalló el coronavirus en enero, luce una asombrosa normalidad, como pudo comprobar este corresponsal en agosto. Nueve meses después, el epicentro de la pandemia canta victoria sobre la enfermedad Covid-19 justo cuando la segunda oleada empieza a golpear a buena parte del mundo antes del otoño, en el que se prevén nuevos repuntes al mezclarse con la gripe.

Con la vista y el corazón puestos en su hogar, Pedro Morilla y los otros «españoles de Wuhan» vuelven a su casa en China confiando en dejar atrás el coronavirus… una vez más.
¿Y el problema?
Las personas que consumen mucha comida ultraprocesada tienen el doble de posibilidades de que sus telómeros (extremos de los cromosomas) sean más cortos, lo que es un marcador de envejecimiento biológico a nivel celular, según un estudio de la Universidad de Navarra.
4. Sabemos bien cómo elaborar una vacuna segura
La seguridad de la nueva vacuna para la COVID-19 será más alta puesto que los investigadores ya conocen los posibles efectos secundarios de la vacuna y saben cómo evitarlos.

Un efecto secundario observado en el pasado fue la amplificación de la infección dependiente de anticuerpos. Esto sucede cuando los anticuerpos no neutralizan el virus, sino que permiten que este penetre en las células a través de un receptor para anticuerpos. Al investigar, se ha descubierto que, cuando se inmuniza con la proteína S, se producen niveles más altos de anticuerpos neutralizadores. Y esto reduce el riesgo de amplificación.

Otro posible problema que se vio con algunas vacunas fue una reacción alérgica que lleva a una inflamación pulmonar, tal y como se detectó en algunos de los pacientes a los que se administró en los años sesenta la vacuna para el virus respiratorio sincitial. Se trata de un efecto secundario peligroso puesto que la inflamación en los pulmones dificulta la respiración. No obstante, nuestros científicos de hoy saben cómo desarrollar vacunas para evitar esta respuesta alérgica.

5. Hay varias vacunas distintas en desarrollo
El Gobierno de los Estados Unidos está apoyando el desarrollo de varias vacunas diferentes a través de Operation Warp Speed. El objetivo de Operation Warp Speed es suministrar 300 millones de dosis de una vacuna segura y eficaz para enero de 2021.

El Gobierno de los Estados Unidos está realizando una enorme inversión, al destinar miles de millones de dólares estadounidenses a siete vacunas diferentes contra la COVID-19.

Al apoyar el desarrollo de distintas vacunas para la COVID-19, el Gobierno está tratando de ir sobre seguro y cubrir todos los frentes. Basta con que una de esas vacunas resulte segura y eficaz en los ensayos clínicos para que los norteamericanos dispongan de una vacuna contra la COVID-19 para 2021.

6. Las vacunas están pasando las fases I y II de los ensayos
Las fases I y II de los ensayos sirven para ver si una vacuna es segura y si desencadena una respuesta inmune. Los resultados de que disponemos hasta la fecha son prometedores en el caso de tres vacunas distintas, ya que todas ellas hacen que los niveles de producción de anticuerpos neutralizadores anti-S dupliquen y hasta cuadrupliquen los observados en los pacientes que han superado la COVID-19.

Moderna, Oxford y la empresa china CanSino han demostrado ya la seguridad de sus vacunas en las fases I y II de los ensayos clínicos.

7. Ya está en marcha la fase III de los ensayos clínicos
Durante la fase III de un ensayo, que es el último paso en el proceso de desarrollo de una vacuna, esta es probada en decenas de miles de personas para determinar si funciona para evitar la infección por el SARS-CoV-2 y decidir si es segura.

La vacuna desarrollada por Moderna y NIH y la vacuna de Oxford-AstraZeneca empezaron la fase III de los ensayos el pasado mes de julio. Las otras vacunas para la COVID-19 entrarán en la fase III muy pronto.

8. Acelerar la producción y la distribución de la vacuna
Operation Warp Speed está dando dinero para producir millones de dosis de vacunas y fabricarlas a escala industrial, aun cuando los investigadores ni tan siquiera han demostrado todavía su eficacia y seguridad. La ventaja que presenta esta estrategia es que, una vez que una vacuna resulte segura en la fase III de los ensayos, ya se dispondrá de reservas y las vacunas se podrán distribuir de inmediato sin comprometer la completa evaluación de su seguridad y eficacia. Se trata de un enfoque más prudente y cauto que el de Rusia, que está vacunando a su población antes de demostrar la seguridad y eficacia de la vacuna en la fase III.

9. Se están contratando ahora distribuidores de la vacuna
McKesson Corp., el distribuidor de vacunas más grande de los Estados Unidos, ya ha sido contratado por el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades para distribuir una vacuna contra la COVID-19 a todos aquellos lugares del país (incluyéndose aquí clínicas y hospitales) en los que se administrará la vacuna.

Por todo ello, considero que podemos tener la seguridad de que en algún momento a finales de 2020 sabremos ya si alguna de las vacunas para la COVID-19 es segura, conoceremos su eficacia y tendremos claro cuál se debería utilizar para vacunar a la población (al menos la estadounidense) en el año 2021.

*Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.

**William Petri es profesor de Medicina de la Universidad de Virginia.
SALUD.

Covid-19: estas son las 9 razones para pensar que la vacuna será un éxito.

La irrupción del Sars-CoV-2 en el mundo ha provocado que la comunidad científica internacional se haya movilizado como nunca antes.

30 agosto, 2020 01:32.

Mientras el invierno se aproxima a pasos agigantados, muchos de nosotros nos preguntamos si la carrera por la vacuna logrará dar sus frutos para enero de 2021. Soy médico investigador y especialista en enfermedades infecciosas en la Universidad de Virginia, donde atiendo a pacientes y dirijo un grupo de investigación sobre la COVID-19. En muchas ocasiones la gente me pregunta cómo puedo estar tan seguro de que se sacará una vacuna exitosa que nos permita evitar la COVID-19. A fin de cuentas, aún no tenemos una para el VIH, que es el virus que causa el sida.

A continuación les explicaré en qué punto se encuentra ahora mismo la ciencia, dónde estaremos en cinco meses y por qué hemos de confiar en el desarrollo de una vacuna eficaz contra la COVID-19.

1. El sistema inmunitario humano cura la COVID-19.

En un 99 % de todos los casos de COVID-19, los pacientes superan la infección y el virus desaparece del cuerpo. En algunas de las personas que han dado positivo en COVID-19, el virus puede permanecer en el cuerpo a un nivel muy bajo hasta tres meses después de superar la infección. Sin embargo, la mayoría de estos pacientes deja de transmitir el virus a otras personas a los 10 días de haber contraído la enfermedad.

Por este motivo, debería ser mucho más fácil desarrollar una vacuna para el nuevo coronavirus que para otras infecciones como el VIH, ya que en estos casos el sistema inmunitario no logra curar la enfermedad de forma natural. El SARS-COV-2 no muta de la misma forma que el VIH, lo que facilita enormemente el trabajo al sistema inmunitario (que domina al virus) y a la vacuna (que lo controla).

2. Los anticuerpos dirigidos a la proteína S evitan la infección.

La vacuna protegerá, en parte, al inducir la producción de anticuerpos contra la proteína S presente en la superficie del SARS-CoV-2, el virus que causa la COVID-19. El virus necesita la proteína S para adherirse, entrar en las células humanas y así reproducirse. La investigación nos demuestra que los anticuerpos, como los creados por el sistema inmunitario humano, se unen a la proteína S, la neutralizan y evitan que el coronavirus pueda seguir infectando células en un cultivo de laboratorio.

Se sabe que las vacunas que están en ensayo clínico incrementan los anticuerpos anti-S que bloquean la infección del virus en las células en el laboratorio. Al menos siete empresas han desarrollado ya anticuerpos monoclonales, anticuerpos de laboratorio que pueden reconocer la proteína S. Estos anticuerpos se están utilizando en los ensayos clínicos para evaluar su poder a la hora de evitar la infección en personas expuestas, por ejemplo, mediante el contacto en casa.

Los anticuerpos monoclonales también resultan efectivos de cara al tratamiento. Durante la infección, una dosis de estos anticuerpos monoclonales podría neutralizar el virus, al brindarle al sistema inmunitario la posibilidad de captar y producir sus propios anticuerpos para luchar contra el patógeno.

3. La glicoproteína S tiene puntos vulnerables.

La proteína S dispone de muchos sitios a los que los anticuerpos pueden unirse para neutralizar el virus. Y eso es una gran noticia, ya que, al haber tantos puntos vulnerables, el virus tendrá muy difícil mutar para evitar la vacuna.

Muchas partes de la proteína S tendrían que mutar para evitar los anticuerpos neutralizadores anti-S. Demasiadas mutaciones en la proteína S modificarían su estructura y la harían incapaz de unirse a ACE2, clave para infectar células humanas.
¿Por qué no se debe fumar en una terraza en plena pandemia?

Los neumólogos piden seguir los pasos de Galicia y regular en todo el territorio el consumo de tabaco mientras circule el covid porque se aumenta el riesgo de contagiar a las personas cercanas y de contagiarse.

Nuria Ramírez de Castro.

MADRID. Actualizado: 13/08/2020 08:58h.

El cigarrillo se ha convertido para muchos fumadores en el mejor salvoconducto para no llevar mascarilla, ya sea paseando por la calle o mientras están en la terraza de un bar. No es solo un agravio comparativo para los no fumadores, también es un gesto que multiplica el riesgo de contagio en tiempos de coronavirus. Tanto para el fumador como para los que están a su lado. «Al fumar y exhalar el humo, ya sea tabaco convencional o dispositivos electrónicos, se expulsan diminutas gotitas respiratorias que pueden contener carga viral y ser altamente contagiosas», explica el neumólogo Carlos A. Jiménez-Ruiz, presidente la Sociedad Española de Patología Respiratoria.

Esas gotitas respiratorias, llamadas de Flügge, son invisibles al ojo humano. Se expelen al hablar, toser, estornudar o respirar y pueden transportar patógenos. Las partículas invisibles pueden permanecer hasta 30 minutos en el aire en suspensión y permanecer durante horas en función del tipo de material donde se posen. En estos meses de pandemia hemos aprendido que así se transmite el nuevo coronavirus y también que al fumar se exhalan más gotitas que cuando simplemente se habla. Es decir, si un fumador estuviera infectado por coronavirus en cada calada expulsaría más carga viral que otra persona infectada al hablar. Y la persona que estuviera a su lado sentado en una terraza de un bar también tendría más posibilidades de contagiarse.

Además a los fumadores la mascarilla les supone un nuevo factor de riesgo. Recuerda el presidente de la Separ que al fumar es inevitable llevarse la mano a la boca o a la nariz o a la cara, «lo cual facilita la entrada del virus en el aparato respiratorio», asegura. También se pone más en riesgo cuando manipula la mascarilla cada vez que se enciende un cigarrillo. «Debe quitársela y ponérsela lo cual aumenta el riesgo de manipulación de la mascarilla y, en consecuencia, el riesgo de contagiarla», añade el neumólogo.

Neumólogos piden una prohibición nacional.

Desde la Sociedad Española de Patología Respiratoria se aplaude la decisión de Galicia, la primera en prohibir fumar en la calle y en terrazas de bares y restaurantes donde resulta muy difícil mantener la distancia de seguridad. «Pensamos que el Gobierno debería tomar buena nota de la Xunta y regular el consumo de tabaco en lugares públicos abiertos durante el tiempo que dure la alarma por el Covid». Y si no llega la regulación nacional, que el resto de comunidades sigan los pasos de Galicia.

Desde la Separ animan a aprovechar esta crisis sanitaria excepcional para dejar de fumar. Los fumadores ponen en peligro a los demás y se contagian con más facilidad sino que el Covid-19 es mucho más grave para ellos. Las sustancias tóxicas del humo del tabaco disminuyen las defensas de los pulmones lo que facilita que los virus y las bacterias puedan infectar los pulmones de los fumadores con mayor frecuencia que los de uno que no consume tabaco. Además, las células pulmonares de los fumadores, tanto los de cigarrillos manufacturados como electrónicos, son especialmente susceptibles a ser infectadas por el nuevo coronavirus.
Hace una semana PharmaMar anunciaba que su antitumoral aplidina podría ser un tratamiento eficaz contra el coronavirus. El CSIC lo ha testado y su respuesta ha sido afirmativa.
Coronavirus: Estos son los síntomas y así puedes evitar el contagio.

Fiebre, tos, y sensación de falta de aire son las principales señales de alarma.

ABC Salud.

Actualizado: 12/03/2020 17:52h.

El coronavirus 2019-nCov es un nuevo virus respiratorio que circula actualmente en nuestro país con otros como el del resfriado y la gripe. Pero ¿cuáles son sus síntomas? ¿Podemos distinguirlos? El Ministerio de Sanidad informa de que las señales de alerta del Covid-19 incluyen fiebre, tos, y sensación de falta de aire. En algunos casos también puede haber síntomas digestivos como diarrea y dolor abdominal. En casos más graves, la infección puede causar neumonía, dificultad importante para respirar, fallo renal e incluso la muerte. Los casos más graves, generalmente, se dan en personas mayores o que padecen alguna otra enfermedad como, por ejemplo, del corazón, del pulmón o problemas de inmunidad.

Para evitar el contagio, las autoridades sanitarias recomiendan seguir unas pautas básicas de higiene:

-Lavado de manos frecuente (con agua y jabón o soluciones alcohólicas), especialmente después de contacto directo con personas enfermas o su entorno.

-Evitar el contacto estrecho con personas que muestren signos de afección respiratoria, como tos o estornudos.

-Mantener una distancia de un metro aproximadamente con las personas con síntomas de infección respiratoria aguda.

-Cubrirse la boca y la nariz con el codo flexionado o con pañuelos desechables al toser o estornudar y lavarse las manos.

-En caso de viajar a las zonas afectadas por coronavirus, se recomienda además evitar el contacto directo sin protección con animales vivos y superficies en contacto con animales en los mercados; evitar el contacto cercano con animales vivos o muertos de la granja o animales salvajes.

-Cocinar completamente los alimentos.

-Si tienes fiebre, tos y dificultad para respirar, busca atención médica temprana, preferiblemente telefónica, y comparte el historial de viajes con tu médico. [ ¿Qué hago si tengo síntomas?]

- ¿Sirven del algo las mascarillas? Ni el Ministerio ni la OMS recomiendan las mascarillas en sus medidas de protección básicas para la población general. Llevar una mascarilla de máxima protección no es suficiente si no se combina con un lavado de manos frecuente, ya que estos virus se transmiten también por contacto. Solo se aconseja llevar mascarilla si vas a atender a alguien de quien se sospeche la infección por el 2019-nCoV. En el caso de tener tos o estornudos, sí puede utilizarse la mascarilla para evitar la propagación de las gotitas de saliva, pero hay que saber usarla y desecharla correctamente.
SIESTA.

La vida se nos acorta por no dormir la siesta.

El neurocientífico Matthew Walker explica cómo deberían dormir los humanos en este fragmento del libro 'Por qué dormimos' (Capitán Swing)

MATTHEW WALKER.

4 NOV 2019 - 00:00.

Los humanos no dormimos de la manera en que la naturaleza pretendía. El número de episodios de sueño, su duración y los momentos en que deberíamos dormir se han visto comprensiblemente distorsionados por la modernidad.

En las naciones desarrolladas, la mayoría de los adultos duermen actualmente según un patrón monofásico, es decir, tratamos de completar un solo sueño prolongado durante la noche, cuyo promedio de duración es de menos de siete horas. Si visitas culturas a las que no haya llegado la electricidad, seguramente verás algo bastante diferente. Las tribus cazadoras-recolectoras, como los gabras en el norte de Kenia o los san en el desierto de Kalahari, cuya forma de vida ha cambiado muy poco en los últimos milenios, duermen siguiendo un patrón bifásico. Ambos grupos duermen un período bastante largo durante la noche (pasan de siete a ocho horas en la cama, durmiendo unas siete horas), y después, por la tarde, hacen una siesta que dura entre treinta y sesenta minutos.

PD: SIGAN LEYENDO LA (web) artículo interesante.
Estás como una santa regadera....................
Rioja2
Miércoles 23 de Octubre de 2019
Adrenaline Webads
El 23 de octubre de 2019

CCOO denuncia "el hostigamiento de organizaciones ultracatólicas" y ofrece cobertura legal a los centros educativos
La Federación de Enseñanza del sindicato ya puso en marcha una campaña de denuncia contra Hazte Oír y la Campaña del PIN Parental.

La Federación de Enseñanza de CCOO de La Rioja ha anunciado que "seguirá los cauces judiciales necesarios para evitar el hostigamiento y la coacción que están llevando a cabo organizaciones ultracatólicas en los centros educativos riojanos". El sindicato ofrece dar cobertura legal, sindical y administrativa al profesorado y a los centros educativos que lo soliciten.

En la línea que ha venido siguiendo, CCOO ha asegurado que continuará denunciando cualquier intento de coartar al "profesorado en el libre ejercicio de su profesión y en el desarrollo de contenidos curriculares en concordancia con la normativa vigente".

Hace algunas semanas, la Federación de Enseñanza de este sindicato puso en marcha una campaña informativa y de denuncia a aquellas organizaciones que, con sus actuaciones, materiales o propuestas "están incurriendo en un delito de discurso de odio, denunciando ante la Fiscalía General del Estado y la Comisión Europea a la organización Hazte Oír por sus materiales y la campaña sobre el PIN Parental".

¿Cómo pagar 60% menos en el seguro del coche?
Hace 4 meses decidimos cambiar la compañía con la que tenemos asegurado nuestro coche porque estábamos cansados de pagar 480 € al año con Mapfre. Cada vez que veíamos en el buzón la carta de Mapfre nos poníamos de mal humor, pero esto dejó de ser un problema cuando descubrimos la nueva compañía a través de la cual hemos asegurado nuestro coche. Os contamos cómo hemos conseguido pagar un 60% menos
Haz click para leer este contenido >>

En FECCOO nos parece "de una extraordinaria gravedad" lo que está ocurriendo en las comunidades autónomas "con la presión que intentan ejercer las organizaciones ultracatólicas al profesorado". "Queremos poner de manifiesto que los centros educativos ya cuentan con un proceso consensuado, colegiado y de control de las actividades que se realizan, pasando por la aprobación de los cauces establecidos en la normativa educativa", ha recordado.

Han considerado muy grave la querella contra el colegio Público Escultor Vicente Ochoa de Logroño, presentada por parte de la Asociación Española de Abogados Cristianos. En este sentido, han declarado que "nos parece especialmente preocupante el hecho de que algunas organizaciones ultracatólicas pongan en tela de juicio la legislación vigente, sin mencionar la gravedad y la inseguridad que deben estar sintiendo el alumnado LGTBI y sus familias".

FECCOO exige "una ley de protección de las personas LGTBI en el ámbito educativo y una protección de nuestro ordenamiento jurídico ante actos provocadores e incitadores al odio". Además, insta a las comunidades autónomas que están en proceso de tramitación de las leyes LGTBI -Castilla-La Mancha, Castilla y León, Cantabria, La Rioja y Asturias- a que estas "se negocien de acuerdo con el consenso social necesario, el debate parlamentario suficiente y, sobre todo, las garantías de preservar los derechos de las y los menores que permitan su desarrollo en entornos de seguridad y buen clima escolar".
Venga toma unos cuantos y verás que bien te sientan.
¿Què clases sexuales crees que les dan en esas edades? Nuestros maestros saben lo que hacen.
Esas familias y lo sé. No quieren educación sexual en ningún grado. Son exactamente igual que la Iglesia, que todo lo llevaba al sexo. Era el mayor pecado pero mientras sus curas violaban a niñod, sin ningún problema en todo el mundo.
EL ESTADO DEBE PROTEGER A ESOS NIÑOS DE SUS FAMILIAS si lo llevan a un colegio público lo tendrán que aceptar.
Estás como una santa regadera....................