Curiosidades


Yo veo el: Cero, uno, dos, cuatro, seis, y ocho.
Y el nueve también. Hasta repetido.
Yo veo el: Cero, uno, dos, cuatro, seis, y ocho.
Y el 9?
Yo veo el: Cero, uno, dos, cuatro, seis, y ocho.
Y el 9
Cuantos
Yo veo el: Cero, uno, dos, cuatro, seis, y ocho.
Mi hija dice que ve todos los números, yo no, no veo ni el cinco ni el siete.
Cuantos
! Que sabiduria! el 99 % no lo ha conseguido.
En PINTERES.
Una, que es muy lista para alguna cosas y muy tonta, tontísima para otras.
cual...………… 4
que...………. 3
aunque...…. 6
raramente-----9
mientras----- 8
nunca-------- 5
! Que sabiduria! el 99 % no lo ha conseguido.
En PINTERES.
A ver si encajamos en -curiosidades-
ya que no hay temas de acertijo ¿...?
cual...………… 4
que...………. 3
aunque...…. 6
raramente-----9
mientras----- 8
nunca-------- 5
A ver si encajamos en -curiosidades-
ya que no hay temas de acertijo ¿...?
Así de viejos lucen nuestros políticos tras pasarlos por FaceApp, la aplicación de moda.

Cada cierto tiempo aparece una aplicación que vuelve loco a todo el mundo. FaceApp es una app del 2017 que, sin embargo, ha despuntado este verano convirtiéndose en toda una moda. Nosotros hemos pasado a los políticos nacionales por su algoritmo y observado qué es lo que salía. ¿Sorprendidos?

Libertad Digital. 2019-07-17.

PD: VEAN LA (web) MUY INTERESANTE.
Unos 3.000 suecos se implantan chips en la piel para sustituir a la tarjeta de crédito y al DNI.

La técnica de implantarse chips y otros sensores en el cuerpo es una tendencia en muchos países.

Libre Mercado. 2019-07-16.

En los últimos 3 años unas 3.000 personas de Suecia han decidido insertar en su piel microchips que sustituyen a las tarjetas de crédito, carnés de identidad e incluso a las tarjetas del metro. Según comenta AFP, estos chips son del tamaño de un grano de arroz y llevan implantándose desde el 2015.

Estos pequeños aparatos pueden hacer las veces de tarjeta de acceso al gimnasio o a la oficina. Esto supone que en un solo chip un ciudadano puede usar numerosos documentos que en su versión física ocuparían más de 5 tarjetas de plástico magnetizadas.

Como señalan en Business Insider, el pasado año la línea de ferrocarril estatal SJ comenzó a escanear las manos de los pasajeros con chips para que pagasen el billete justo en el momento en el que el detector pasaba por encima de sus manos. Algo más propio del siglo XXII, pero que ya es una realidad en pleno 2019.

Indoloro.

El proceso para implantarse uno de estos chips es bastante sencillo. Con un suave pinchazo el ciudadano ya tendría integrado ese chip en el cuerpo, que posteriormente debe configurar para añadir la información de las tarjetas que desee. Aunque, como alerta la AFP en algunas ocasiones el propio cuerpo rechaza estos mini dispositivos y pasan a ser retirados.

Aunque pueda parecer una locura el biohaking, que consiste en implantarse chips y otros sensores en el cuerpo es una tendencia en muchos países. Por ejemplo, en Estados Unidos, 50 trabajadores accedieron a ponerse este tipo de aparatos en sus manos para hacer fotocopias o sacar snacks sin insertar dinero. En realidad, es hacer que nuestra mano se convierta en la tarjeta contactless que llevamos en la cartera.

Ciborgs.

Uno de los casos más conocidos es el Neil Harbisson que tiene una antena conectada al cerebro que le permite escuchar los colores. Este compositor criado en España y de ascendencia inglesa desarrolló acromatopsia, una anomalía en la visión que impide ver la diversidad de los colores. Para los ojos de este artista el mundo es negro y blanco (con sus tonalidades de grises). Para poder disfrutar de los colores decidió implantarse esta antena que le informa de qué color son las cosas a través del sonido. De hecho, Harbisson ha sido reconocido como el primer ciborg del mundo.
ESPAÑA.

Se va a hacer una rinoplastia y le amputan por error parte de la nariz: 100.000 euros.

QUICO ALSEDO.

Martes, 16 julio 2019 - 08:26.

"Cuando las enfermeras me quitaron la escayola gritaron, me sentí como un monstruo", dice la víctima. El médico le dejó tejido necrosado y no es seguro que el desastre quirúrgico tenga solución.

"Cuando me quitaron la escayola de la cara y las enfermeras vieron lo que había... Bueno, una de ellas incluso gritó. Me sentí como un monstruo. No me pusieron un espejo delante, pero hasta me hicieron fotos con el móvil. Fue el peor día de mi vida".

Badiaa Zahri, española de origen marroquí de 44 años, llora al recordarlo. Fue a hacerse una simple rinoplastia a una clínica del centro de Madrid, junto al parque del Retiro. Pero en lugar de mejorar su respiración y la estética de un apéndice nasal que ella juzgaba "demasiado largo", todo salió mal: le amputaron parte de la nariz y la dejaron desfigurada y clínicamente deprimida por el perjuicio estético, con dificultades incluso para respirar.

Todo ello acaba de sentenciarlo el juzgado de Primera Instancia número 44 de Madrid, que obliga a que el seguro de responsabilidad civil del médico indemnice a la víctima con casi 100.000 euros, intereses incluidos. El cirujano demandado, T. L., licenciado por la Universidad de La Habana, no tiene el título convalidado en España (según declaración propia en un procedimiento anterior), aunque sí reconocido por el Colegio de Médicos de Madrid.

Tras la desastrosa operación, la víctima llegó a dejar su trabajo como camarera, deprimida por el perjuicio estético y de salud sufrido: "Estuve año y medio con la nariz tapada por gasas... Trabajaba de cara al público, y hubo un momento en que me estaba paranoica. Tuve que dejarlo".
El ROBOT que analiza los Twistt.
Un Castor
^^^^^^^^^^
De Marisa Alonso
Argentina:

A la orilla del río
vive un bonito castor,
es amigo de los peces
y de un martín pescador.
... (ver texto completo)
Pues me gusta. Sencillo, pero efectivo y afectivo.