Desván de antigüedades

Para cuellos y puños

La primera plancha.
¿Os acordais...?