Economía

ECONOMÍA...

La economía va cuesta abajo y sin frenos. Sólo hay que ver los últimos datos de recaudación fiscal

ECONOMÍA

La economía española resiste la ralentización y aumenta su crecimiento respecto a la eurozona
Los expertos creen que la actividad en España crece más por el gasto público, el empleo, la construcción, el escaso ahorro y unas condiciones financieras favorables

ANTONIO MAQUEDA
MADRID 18 MAR 2019
El Banco de España constata que la economía española resiste la ralentización mejor que el resto de la eurozona. A partir de los datos conocidos entre enero y marzo, el organismo detecta que la proyección de crecimiento de España mejora mientras que la de la eurozona empeora. En una nota difundida este lunes, el banco solo lo justifica por “elementos idiosincrásicos” que ejercen “un efecto positivo a corto plazo”. Según los expertos, la recuperación del empleo y los salarios, una política fiscal expansiva, el escaso ahorro, el aumento del crédito al consumo, la recuperación de la construcción, unos tipos de interés reales negativos y el abaratamiento del petróleo contribuyen a este impulso añadido. Sin embargo, advierten de que esta diferenciación no durará siempre.

La actividad en España aguanta mejor que en el resto de la zona euro. Si en 2018 el PIB español creció un 2,5%, en la eurozona avanzó un 1,8%. Esto es: una diferencia a favor de la economía española de 7 décimas. Este año la previsión para la unión monetaria es del 1,1%, según los últimos pronósticos del BCE. En cuanto a España, el panel de Funcas, compuesto por 18 instituciones, mantuvo el jueves pasado su estimación para este año en el 2,2%. Lo cual significa que en 2019 la economía nacional podría elevar la brecha de crecimiento con la media de la zona euro hasta las 1,1 décimas. Este lunes, con las cifras conocidas hasta ahora, el Banco de España confirmaba esta tendencia.

MÁS INFORMACIÓN
Pablo Hernández de Cos: “No vemos riesgo de recesión en el euro y aún menos en España”
La economía española creció un 2,5% en 2018 y aguanta en medio de la ralentización global
El comercio mundial cayó a finales de 2018 y afecta sobre todo a la zona euro
Para el consenso de economistas, las bases del crecimiento son buenas en tanto que se sigan registrando superávits con el exterior y, por lo tanto, continúe bajando la deuda externa, auténtico talón de Aquiles que deja a la economía española muy vulnerable a las turbulencias de los mercados. “El escenario central es una suave desaceleración de España. De producirse una ralentización fuerte, será porque viene de fuera”, explica María Jesús Fernández, analista de Funcas.

De momento, el origen del frenazo global se sitúa en China, donde se espera que la actividad crezca al menor ritmo en tres décadas por las tensiones comerciales con Estados Unidos, el agotamiento de la inversión y el exceso de deuda. La incertidumbre por el Brexit y la crisis en Turquía también perjudican a las exportaciones europeas. A su vez, la ralentización del comercio global ha tenido un impacto directo en la industria, que además se ha visto agravado por las dificultades del sector del automóvil, que sufre por los problemas para adaptar los nuevos estándares medioambientales y por las dudas generadas en torno al futuro del diésel. Todo ello afecta mucho a Alemania. Pero algo menos a España, que resiste mejor por el vigor de la demanda interna.

A mí me gusta más este analisis que el que tanto te alegra a tí.
Anda, no seas ave de mal agüero.