El Comunismo

Vuelve a su razón, el insulto. Mangurrian será usted....

"La Justicia no reconoce el derecho al olvido del alférez que participó en el proceso que condenó a muerte a Miguel Hernández
La Audiencia Nacional rechaza la demanda de derecho al olvido del descendiente de Antonio Luis Baena Tocón, alférez jurídico que participó en el proceso al poeta que, finalmente, murió de tuberculosis en la cárcel en 1942
— Batalla judicial en la Audiencia Nacional entre Google y el hijo de un funcionario militar del proceso a Miguel Hernández"

Otro palo a quienes buscan el blanqueo del olvido.

Antonio Luis Baena Tocón, no pidio la pena de muerte de Miguel
fue secretario judicial, ademas le fue conmutada por años de carcel
si Miguel no hubiese muerto de la tuberculosis hubiese regresado
a su casa, como cientos de personas que no fusilaron pero la maldita
enfermedad se llevo a muchos por delante.

Si, si, si, y si mi vecina tuviera... Sería mi vecino.

Por su forma de dirigirse a, Miguel Hernández parece que fueran familiares, amigos.

Miguel Hernández no había cometido ni gun delito para ser perseguido maltratado física y humanamente, incluso sabiendo que su enfermedad no tenía remedio. Eso que cuenta de la justicia llegó a su familia después de su muerte. No le dejaron ni ir a su casa a morir. El juicio y la sentencia fue anterior. Dejen de intentar lavar a un dictador y sus brazos ejecutores.

Por lo que veo los las unicos autorizados a blanquear
a los asesinos cuando os conviene sois vosotros.
Aqui no se trata de blanquear es contar la historia no contarla
como quereis cuatro mangurrinos.
Eso queda para nosotros si fue familia o amigo o guardamos juntos
el ganado de su propiedad.

Vuelve a su razón, el insulto. Mangurrian será usted.

Estamos hablando de un momento concreto, y usted está intentando lavar la cara de lo acaecido históricamente, con datos y sentencias juridicas de todo tipo, eso es intento de blanqueo. Cuando hablemos de otra cosa yo lo condenare igualmente.

Menos insultos, más razones con datos, Señor sin nombre.