Esperanza Aguirre

En las pozas del arroyo de mi pueblo también....

He cogido ranas y comido ancas de rana, ya hace años.
Mi abuela hacia unas tortillas con ancas de rana, para chuparse los dedos.
Las trancas las cogíamos en los ríos había muchas, muchas.

Por los años cincuenta los bares - tascas y las clínicas eran los clientes fijos de ranas, unoos para comerlas otros para las pruebas de embarazo. Lo pagaban más caras que los cangrejos.

Hoy hay pocas, en aquellos ríos, ni ranas ni cangrejos ni barbos. Solo quedan los invasores americanos, carpas y cangrejos rojos

En las pozas del arroyo de mi pueblo también.
Mi abuela les hacía un machao de ajo y perejil y las rebozaba.
Debían estar buenas.
Saludos, Olimpio.
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
Así que, tú no las comias.
El sapo no es el macho de las ranas.

"Dice la cultura popular: se diferencian en que las ranas tienen la piel lisa y húmeda, mientras que los sapos tienen la piel áspera y seca y son más caminadores que saltadores, de ahí que sus patas sean más cortas"

Saludos Noemí