Foro Común

Sociedad
Foto enviada por Castor

LIBERTAD.

l pronunciar esta dulce voz, ¿que humano pecho no se siente animado de un espíritu casi celestial? Esta aura benigna era sin duda la que respiraba el inmortal Cervantes al proferir estas palabras de ambrosía: «la LIBERTAD es uno de los más preciosos dones que a los hombres dieron los cielos: con ella no pueden igualarse los tesoros que encierra la tierra, y el mar encubre: por la libertad, así como, por la honra, se puede y debe aventurar la vida.»

Toda racional criatura, en tratandose de la libertad, habla con noble entusiasmo y de abundancia del corazón: solo el diccionarista manual y los de su gavilla hablan de ella ruin y amordazadamente. «La libertad en sentido filosófico (dice aquel) es el poder el hombre decir, hacer, pensar, escribir e imprimir libremente, sin freno ni sujeción a ley alguna, todo lo que le dé la gana.»

El sentido común y la filosofía reprueban igualmente esta definición monstruosa, la cual no hallándose en ningún filósofo antiguo ni moderno, ni en escritor alguno, sino en el del Diccionario, que se dice razonado, estamos autorizados a creer que es suya; y como suya es en efecto. La filosofía, esto es, la recta razón lo que enseña es lo siguiente: sirva de contraveneno a su este artículo ponzoñoso.

La libertad es el derecho que tiene toda criatura racional de disponer de su persona y facultades conforme a razón y justicia. Hay tres especies: natural, civil, y política o séase, libertad del hombre, libertad del ciudadano, y libertad de la nación. Libertad natural es el derecho que por naturaleza goza el hombre, para disponer de sí a su albedrío, conforme al fin para que fue criado. Libertad civil es el derecho que afianza la sociedad a todo ciudadano para que pueda hacer cuanto no sea contrario a las leyes establecidas. Y últimamente, libertad política o nacional, es el derecho que tiene toda nación de obrar por si misma sin dependencia de otra, ni sujeción servil a ningún tirano. He dicho.

Bartolomé José Gallardo.
LIBERAL. Buenos días.

Pues el frío y el calor son dos "elementos" opuestos. Lo que sí es cierto es que cuando aprieta el frío, hasta en Ávila nieva.

O sea: te deseo lo mejor para 2015.
Sociedad
"También tenemos derecho a la sexualidad"

Mayte Rodríguez

Cristina Rosell hizo reclamó la igualdad de las personas con discapacidad en el ámbito afectivo. En el camino hacia la integración de las personas con discapacidad hay una parada en la que la mayoría de la sociedad -empezando por las propias familias- pasa de largo, pero en la que la joven Cristina Rosell quiso detenerse en el marco del Encuentro Nacional de Familias:
la afectividad y la sexualidad de las personas con algún defecto físico o Síndrome.

Esta joven habló en primerísima persona, igual que meses atrás lo hizo ante la ONU, para reclamar la igualdad también a la hora de mantener relaciones íntimas.
«Las personas todas, tenemos derecho a disfrutar de la afectividad y de la sexualidad», reivindicó. «Mis padres», prosiguió, respetan ese derecho, pero la sociedad lamentó... no en este sentido.
Criticó que ese derecho ni siquiera está recogido en la Convención Internacional de las Personas con defecto.

o sea