Foro Común

Día 3 – 2 - 2018:...

Día 3 – 2 - 2018:

Hola Javier Cárdenas:

He visto tu video, y no puedo estar más de acuerdo con lo que dices, me siento identificada contigo, pero yo no puedo expresarlo, tan claro como lo haces tú, los periodistas soy unos privilegiados, podéis expresaros y llegar a mucha gente, bien es verdad que no todos tienen la valentía de decir las cosas tan claritas, enhorabuena, le has echado un par, pienso que en nuestra querida España, hay muchos golfos y chupones, que tienen la osadía de darnos lecciones de moralidad a los demás, nos toman por tontos, esto pasa porque no hay mano dura, muchos políticos están en la política para hacerse ricos, se llevan todo lo que pueden y no tienen conciencia ni dignidad, referente a lo que comentas en tu video, de ese asesino, que ejecuto a diecisiete personas, y que no siente ni culpabilidad, ni se arrepiente de sus crímenes, esos seres no tendrían que salir nunca de la cárcel, tendrían que estar en prisiones en condiciones más duras, y que les hicieran trabajar, porque esas personas nunca cambiaran nacen malas, y siguen malas hasta el día que se mueren, no hay derecho hacer sufrir de esa forma a tantas familias, Dios nos libre de caer en manos de cualquiera de estos desalmados, pienso mucho en esos padres, que les arrebatan a sus hijos, y no los vuelven a ver, estoy segura que para ellos la vida no tiene sentido, yo me pregunto, es que no hay forma de sacar la verdad, al niñato que mato a Marta del Castillo, para que sus padres puedan mitigar un poco el sufrimiento de tantos años. Estoy segura, que si hubiese sido la hija de algún pez gordo, le habrían sacado la verdad, el día que salga de la cárcel, seguro que andará tan tranquilo por la calle, no puedo imaginarme el dolor de esos padres, si se lo encuentran cara a cara, te doy las gracias por tu valentía, espero que tomen nota, los políticos y los jueces, y pongan penas más duras, si todo el que tiene poder alzara la voz, como lo has hecho tú, estoy segura que las cosas cambiarían. “No cambies nunca un abrazo”.

Rosario Fajardo Blanco.