La Poesía

A LAS VERDES Y MADURAS

A LAS VERDES Y MADURAS

Mirábamos las estrellas
hicimos un juramento,
unidos en las alegrías
y en los malos momentos.

Si aquel amigo que tengo
A mí me pide que baya,
Recorreré los caminos
porque es, que le hago falta.

Para ofrecerle mí ayuda.
No me importa si está lejos,
A una sincera amistad
Nunca se le ponen peros.

Obstáculos no se ponen
Siendo fiel a una amistad,
Cuando te piden ayuda
Nunca se la has de negar.

En las buenas ocasiones
No necesitan a nadie
Es en los malos momentos
Cuando tienes que ayudarle.

Si no estás para las verdes
A las maduras no acudas,
Pues ya ha salido a la luz
ya no se encuentran a oscuras.
Pa. Sa. Ma.