La Poesía

ENTRE CUATRO PAREDES

ENTRE CUATRO PAREDES

El viento se oye gemir
en la soledad del campo,
solo quedan por allí
grandes suspiros y llantos.

Silencio de soledades
lamentos de camposanto,
las paletadas de tierra
se confunden con el llanto.

Sin rezar un padre nuestro
nadie se quiere marchar,
por las almas olvidadas
que habitan ese lugar

Esa paz que reina allí
por ser un lugar sagrado,
donde dejamos por siempre
a nuestros seres amados.

Al salir por esa puerta
que cuatro paredes cierran,
echando la vista atrás
nuestros pensamientos vuelan.

Unos, vuelan al recuerdo,
otros, a las añoranzas,
y otros se quedan perdidos
igual que las esperanzas.
Pa. Sa. Ma.