SILVA, La Poesía

 
SILVA

LO QUE PIENSA EL VIEJO PASTOR:

Triste estaba una tarde la pastora
que reinaba en su prado;
y su rostro de lágrimas mojado
delataban las penas del olvido.
Buenos tiempos otrora,
recordaba sumisa:
El amor prohibido,
las diademas de flores,
los campos, estallido de colores.
Y soñaba que era dueña de los cielos,
que dormía entre sábanas muy bellas;
así eran sus anhelos
teniendo por techado las estrellas.

Casualidades de la vida, esta silva la hice hace más de un año, era un soneto ripiosillo y lo reciclé; no tenía ni idea de lo que nos explicó ayer Plazalagua. y mira tú por donde la estoy repasando y no veo rimas inadecuadas..