La Poesía

Silva arromanzada, ¿cómo puedes ser tan traicionera? (APÓSTROFE)

Silva arromanzada, ¿cómo puedes ser tan traicionera? (APÓSTROFE).

VOY A ARREGLARLA:

Sobresale la nieve de la seda,
la seda y crespón negro.
Cupido llora por ausente amor
y de Tánatos celos;
triunfa la niebla fría
en el oscuro cielo.
¿Qué fue de tu hermosura?
¿Qué fue de tu pasión y tus anhelos?.
¡Oh triste soledad!
Cómplice fuiste de mis devaneos.