La Poesía

Como la biografía de RUBÉN DARÍO es tan extensa voy a intentar resumirla para todos:

Como la biografía de RUBÉN DARÍO es tan extensa voy a intentar resumirla para todos:

Félix Rubén García Sarmiento, conocido como Rubén Darío (Metapa, hoy Ciudad Darío, Matagalpa, 18 de enero de 1867 - León, 6 de febrero de 1916), fue un poeta nicaragüense, máximo representante del modernismo literario en lengua española. Es, posiblemente, el poeta que ha tenido una mayor y más duradera influencia en la poesía del siglo XX en el ámbito hispánico. Es llamado príncipe de las letras castellanas.

Hijo de un frustrado matrimonio, fue criado y educado por sus parientes más cercanos y pasando estrecheces económicas hasta el punto de ponerlo a trabajar como aprendiz de sastre, pero por suerte su educación pudo hacerse en colegios debido al talante disciplinado e inquieto de Darío, que desde muy pequeño dio muestras de gran talento.

Lector precoz, en su Autobiografía señala:
Fui algo niño prodigio. A los tres años sabía leer; según se me ha contado. De pequeño leyó EL QUIJOTE, LA BIBLIA, LAS MIL Y UNA NOCHES, leyó a los escritores románticos, DUQUE DE RIVAS, ZORRILLA, CAMPOAMOR, también los clásicos y los escritores más famosos franceses.

Muy pequeño escribió su primer soneto y algunos poemas fueron publicados en periódicos y revistas.

Viajero incansable y debido a sus cargos diplomáticos viajó por toda hispanoamérica, dejando huella de su obra en todos los paises que visitó.

En el viaje hacia España hizo escala en La Habana, donde conoció al poeta Julián del Casal, y a otros artistas, como Aniceto Valdivia y Raoul Cay. El 14 de agosto de 1892 desembarcó en Santander, desde donde siguió viaje por tren hacia Madrid. Entre las personalidades que frecuentó en la capital de España están los poetas Gaspar Núñez de Arce, José Zorrilla y Salvador Rueda, los novelistas Juan Valera y Emilia Pardo Bazán, el erudito Marcelino Menéndez Pelayo, y varios destacados políticos, como Emilio Castelar y Antonio Cánovas del Castillo. En noviembre regresó de nuevo a Nicaragua, donde recibió un telegrama procedente de San Salvador en que se le notificaba la enfermedad de su esposa, que falleció el 23 de enero de 1893.

En sus trabajos de periodista en LA NACIÓN, DARÍO da muestras de intensa simpatía por nuestro país y reune a grupos de intelectuales jóvenes para intentar sacar a España del estado inapetente y amorfo en el que se encontraba.

Y AQUÍ VIENE LO DE LA ABUELA DE ROSA VILLACASTÍN:

En 1899, Rubén Darío, que continuaba legalmente casado con Rosario Murillo, conoció, en la Casa de Campo de Madrid, a Francisca Sánchez del Pozo, campesina analfabeta, natural de Navalsauz, en la provincia de Ávila, que se convertiría en la compañera de sus últimos años. (¡Vaya sitio de encontrar apaño!).

En su segundo viaje a París en 1902, Darío conoció en la capital francesa a un joven poeta español, Antonio Machado, declarado admirador de su obra. En marzo de 1903 fue nombrado cónsul de Nicaragua, lo cual le permitió vivir con mayor desahogo económico. Al mes siguiente nació su segundo hijo con Francisca, (la primera murió de viruela), Rubén Darío Sánchez, apodado por su padre "Phocás el campesino". Durante esos años, Darío viajó por Europa, visitando, entre otros países, el Reino Unido, Bélgica, Alemania e Italia.

En 1905 publicó en Madrid el tercero de los libros capitales de su obra poética: Cantos de vida y esperanza, los cisnes y otros poemas, editado por Juan Ramón Jiménez. Ese mismo año murió de bronconeumonía el segundo hijo que tuvo con La Paca.

Entre 1905 y 1907 tuvo líos de divorcio con su legítima mujer que no aceptaba la situación, pues Darío seguía viviendo con Francisca; su salud debida al alcoholismo estaba muy deteriorada.

Después de una serie de viajes por toda hispanoamérica acabó viviendo en Mallorca, donde comenzó a escribir una novela El oro de Mallorca.

Al estallar la Primera Guerra Mundial, partió hacia América, con la idea de defender el pacifismo para las naciones americanas. Atrás quedó Francisca con sus dos hijos supervivientes, a quienes el abandono del poeta habría de arrojar poco después a la miseria. En enero de 1915 leyó, en la Universidad de Columbia, de Nueva York, su poema "Pax". Siguió viaje hacia Guatemala, donde fue protegido por su antiguo enemigo, el dictador Estrada Cabrera, y por fin, a finales de año, regresó a su tierra natal en Nicaragua. Llegó a León, la ciudad de su infancia, el 7 de enero de 1916 y falleció menos de un mes después, el 6 de febrero.

El archivo de Rubén Darío fue donado por Francisca Sánchez al gobierno de España en 1956 y ahora está en la Biblioteca de la Universidad Complutense de Madrid. Con Darío tuvo Francisca tres hijos -dos murieron siendo muy niños, el otro en la madurez, está enterrado en México-. Muerto Darío, Francisca se casó con José Villacastín, un hombre culto, que gastó toda su fortuna en recoger la obra de Rubén que se encontraba dispersa por todo el mundo y que entregó para su publicación al editor Aguilar, de quien era buen amigo.

O SEA, QUE LO QUE DICE LA PERIODISTA ES VERDAD.

Feliz tarde