La Poesía

CAMBIANDO ZARZAS POR ROSALES

CAMBIANDO ZARZAS POR ROSALES

Contemplábamos la mar desde la playa
donde las olas orgullosas nos mostraban,
bellas imágenes danzando con la brisa
cuando el sol en el mar se reflejaba.

Proyectábamos la vida en el futuro
trocábamos en gozo algunas penas,
cambiando duras zarzas por rosales,
o los cardos por hermosas azucenas.

Se borraron los proyectos e ilusiones
que ideábamos con el mayor empeño,
porque un fuerte vendaval lo borró todo
terminando con aquellos bellos sueños,

Por caminos y senderos de la vida
disfrutaba del calor de tú presencia,
hoy esas sendas me dan escalofrío,
porque sufro del vacío de tu ausencia.

Desde el cielo tú serás su jardinero
para que esas flores tengan esplendor,
pues las zarzas y los cardos me dijeron,
que solo cambian al mirarlas con amor.
Pa. Sa. Ma.