Literatura

Parecía dormido, quietud, calma

Parecía dormido, quietud, calma
serena bajo un lienzo blanquiazul,
ligera brisa despierta al gandul
bostezando, alborota todo su alma.

La brisa se vuelve loco tornado
escupiendo arena sobre las olas,
estas, rugen con bonitas cabriolas
contentas por ver de nuevo a su amado.

Tras unos instantes de coqueteo,
guarda el viento su molesto silbido
y acaricia con suave brisa la ola.

Veo que se besan, sigo el paseo,
tú de mi brazo, y yo, muy presumido,
le digo a la mar, que tú no estás sola.