Madrid

Yi vivi durante 10 años en la casa justo en el vertice que no se ve

La tradición dice que aquí hubo varios invidentes que se ganaban la vida tocando música. Cierto día pasó por aquí San Francisco de Asis y les untó los ojos con aceite, haciendo que recuperasen la vista. Desde entonces se le conoce como La Cuesta de los Ciegos.

(Se encuentra en la calle de Segovia junto al Viaducto)