Mascotas

El cielo

Rosa Roldán, de Perrygatos, es técnico en comportamiento canino y felino y educadora canina. Ella ha tenido la amabilidad de compartir su experiencia para ofrecernos unos consejos sobre un tema tan difícil: una breve guía sobre cómo afrontar la pérdida de un perro.

Muchas personas se sorprenden ante las emociones que afloran tras la muerte de su compañero de cuatro patas, de su perro. Se llegan a sentir, incluso culpables, por la pena que sienten. En estos momentos vale la pena recordar que nuestro perro era parte de nuestra vida, de nuestra rutina y de nuestro hogar. Además del amor que llegamos a sentir por él, era familia, amigo y compañero.

A menudo, no somos conscientes de que, no sólo pasamos duelo por el animal al que tanto amamos, sino también lloramos la pérdida de esa época feliz de nuestra vida, por todo lo que nos ha dado durante ese tiempo y por los lazos que ayudó a crear con otras personas y animales, que se han convertido en importantes para nosotros.

Los más pequeños de la casa y las personas mayores que viven con la única compañía de su perro, son las personas más afectadas por esta pérdida. No debemos dejarlos solos y es nuestro deber estar atentos a su estado emocional.
Es importante cuidar de uno mismo durante este periodo tan difícil. No debemos avergonzarnos de sentir dolor y de llorar por un ser que nos ha acompañado tanto tiempo y a lo largo de su vida. Probablemente el perro ha vivido una gran parte de su vida con nosotros. Lo hemos visto crecer y hacerse adulto e incluso anciano. Es normal sentirse apático ante su marcha, sin ganas de ver a gente, sin ánimos de nada, incluso sin ganas de comer…

Seguro que habrá personas que no entiendan estos sentimientos ni sepan valorar la tristeza que provocan (sobre todo de aquellos que siempre han pensado aquello de que “no es más que un perro”). La compañía de otros amantes de los animales, puede resultar fundamental. En estos momentos, es más importante que nunca tener a alguien con quien compartir sentimientos. Es preciso hacer el esfuerzo de hablar sobre la pérdida.

Tras la pérdida…. Las fases del duelo

Aquellas personas que han perdido un perro querido, me entenderán perfectamente al leer esto. Se hace necesario hablar de nuestro animal y de cómo nos sentimos por su ausencia con aquellos que sepan entendernos. Será precisamente durante estos días, especialmente duros, cuando cada uno debe afrontar, a su manera, la pérdida. Son días amargos pero que, a la larga, debemos atravesar pues se hace necesario asimilar la marcha de un ser querido como ha sido nuestro perro.

Llega el momento de superar las diferentes fases del duelo. En realidad, se trata de un proceso de ajuste emocional, tras de la pérdida de un ser querido, durante el cual, diversas emociones compiten entre sí. Tiene diferentes etapas que pueden explicarse separadamente pero que, casi nunca se presentan de un modo ordenado. Pueden solaparse y mezclarse entre sí, pero, para completar el proceso de asimilación, hay que experimentarlas todas.

Seguramente habrá días mejores o peores, y, a veces, lo que se creía superado se vuelve a sentir. Hay muchas clasificaciones pero, me quedo con esta (basada en el modelo Kübler-Ross) que es con la que más me identifico:

PD. PARA NOEMÍ, ESPERO Y QUE TE SIRVA DE AYUDA ESTE ESCRITO, LÉELO QUE TE AYUDARÁ.