Muchos Pensamientos y algunas reflexiones

DE todo para reflexionar y guardar

2/Jul) 18

Más cautos, más nerviosos, más confusos y miedo al verano…

Una reflexión vigente. Diría que cada vez más apegada a la realidad del momento. David Buckle, de Fidelity, ya manifestaba el verano pasado que "Ahora que las valoraciones bursátiles parecen cada vez más forzadas, los inversores se enfrentan al dilema de seguir en el mercado o cambiar de estrategia. En mi trabajo, paso bastante tiempo con los inversores y con mis compañeros del área de gestión de activos. Actualmente, resulta interesante el marcado contraste entre sus mentalidades. La mayoría de los inversores con los que hablo eran bastante complacientes en relación con las bolsas. Todo cambió en febrero con el rugido de la volatilidad dormida... Naturalmente, eran conscientes de las elevadas valoraciones, sobre todo en EE. UU., pero en general estaban satisfechos manteniendo esta exposición. Suelen decir: “Me preocupa un poco la situación de las bolsas, pero ¿dónde sino voy a meter el dinero?”, o bien: “Realmente no he regresado del todo a los mercados desde la crisis. Me preocupa perderme las posibles subidas”. En cambio, he advertido, desde hace meses, una creciente preocupación en relación con los mercados ¿Quién tiene razón? ¿Cuándo va a acabarse el mercado alcista?.."
En el intervalo de tiempo transcurrido se ha producido otro fenómeno explosivo: las constantes amenazas de Trump contra China y Europa en asuntos comerciales. Los conflictos comerciales nunca fueron buenos. Las Bolsas siempre los cotizaron a la baja. Por eso, cada vez son más frecuentes las voces de que llaman a la cautela. Cada vez hay más nervios y el verano ya está aquí. Los últimos veranos han sido muy malos para los mercados.
Sheila Patel, consejera delegada de Goldman Sachs Asset Management, afirmaba hace unos días en una entrevista en Bloomberg TV que "nos hemos vuelto más cautos, como lo han hecho nuestros inversores. Finalmente estamos en el punto donde parece que se han presentado algunas cosas concretas".
"Los mensajes mixtos sobre lo que sucederá con respecto a las medidas proteccionistas, es parte de lo que es un sentimiento confuso y turbulento para los inversores", añade.

Y tengan presente un hecho, que no cambia con el paso del tiempo: "El dinero sigue apalancado en Wall Street. En el pasado hemos visto en numerosas ocasiones cómo los inversores pasan de un extremo a otro con demasiada facilidad, del exceso de confianza a la desconfianza; del optimismo al pesimismo; de la euforia al pánico. Hay que huir de esto último, lo que me lleva a plantearme si los bancos centrales también son demasiado confiados sobre sus posibilidades de actuación en situaciones de pánico. Especialmente si aún mantienen ataduras entre lo que les gustaría hacer y lo que les permiten sus mandatos..."
"Esperemos que el cambio de rumbo en la política monetaria y comercial en USA no trastorne mentes ni gripe los motores de los potentes ordenadores que mandan en éstas y otras tantas cosas. Y recuerden, aquí manda Wall Street. Como siempre. Acaba una era y comienza otra, cuyo desenlace desconocemos. Por eso, los mercados son presa del miedo desde hace semanas ", me cuenta el CEO de una importante gestora.

Saludos. Largoplazo.