Mujeres

Twitter > YO <

Twitter > YO <
Si tu hija te dice que va,.
De 'erasmus' en Irán:

Mònica Bernabé.

Cuando se habla con ella parece tímida y, de entrada, es parca en palabras, pero la italiana Valentina Simeone, de 21 años, ha sido el primer estudiante en hacer un 'Erasmus' en Irán. Acaba de regresar de la tierra de los ayatolás. 'Abrimos este programa el año pasado y ella fue la única que se apuntó. No recibimos ninguna otra solicitud', confirma Marina Buján, de la Universidad de Santiago de Compostela, que coordina el proyecto 'Erasmus Mundus Marhaba', con estancias académicas en Irán o la zona kurda de Irak para estudiantes y docentes europeos. Valentina nunca había estado en Irán, pero se inscribió a un curso de persa en la Universidad de Cagliari, donde estudia Traducción e Interpretación de inglés, alemán y árabe, y le entró el gusanillo. Antes de ir le dijeron que allí debería cubrirse el cabello y vestir túnicas. Cuando llegó a Teherán, contó con la ayuda de la madre de su profesora de persa en Cagliari, que la asesoró durante los primeros días. Pero lo que no se esperaba es un 'shock' cultural tan brutal. 'El primer día de clase en la universidad tuve la suerte de llegar tarde. Los chicos estaban sentados en una parte del aula y las chicas, en la otra. Así me enteré de que hombres y mujeres no pueden estar juntos', cuenta.
'Como el primer día llegué tarde, ya vi que los chicos se sentaban en una parte y las chicas, en otra'
La cosa no acabó ahí. 'Tampoco puedes estrechar la mano a un hombre, llevar media manga, mostrar los codos ni enseñar el cabello bajo ninguna circunstancia', enumera. 'Tengo el pelo muy largo y me paraban por la calle porque me asomaba por debajo del velo', detalla, aunque también asegura que, cuando se daban cuenta de que era extranjera, se mostraban benevolentes con ella. Pero si a Valentina aquello le parecía otro mundo, ella también era un bicho raro para sus compañeros de la Universidad de Teherán. 'Les sorprendía ver a una occidental y me preguntaban qué sabemos los europeos de Irán'. Reconoce que el país le ha impresionado en muchos aspectos. 'La gente es muy amable y servicial. Teherán es una ciudad grande en la que todo el mundo va corriendo con prisa, pero si necesitas algo, siempre hay alguien que se para y te ayuda', declara. La joven estudió allí del 16 de septiembre al 14 de marzo. De vuelta a Cagliari días atrás, asegura que sus amigos la recibieron como si regresara de una guerra. 'La gente en Europa cree que Irán es inseguro, lo confunden con Arabia Saudí y piensan que se trata de un país árabe, cuando en realidad es persa', aclara. Confiesa que lo más duro han sido esas normas de comportamiento, que no ha llegado a entender. ' ¡Y los exámenes! Todos en persa'. Pero aun así, asegura que el 'Erasmus' ha valido la pena: 'Me ha hecho reflexionar sobre mi propia cultura'.

O sea......