Opinión, repasando columnas

¡Es la vida misma!