Problema

Pero, pero, pero,... ¡Pero si ya se lo he dicho!

Pero, pero, pero,... ¡Pero si ya se lo he dicho!

Enganché el galgo al carricoche, lo puse a correr detrás de la liebre, y conté 189 saltos hasta alcanzarla, y ya está, no hay más.

¡Ah!, bueno, sí, sí hay algo más, se observa en el gráfico que adjunto.

Saludos.