Recordando a San Isidro que es el patron del Campo


San Isidro Labrador

Nace San Isidro Labrador casi finalizado el siglo XI, en 1082, iluminando con su ardiente fe al pueblo de Madrid. Su profundo amor a la Eucaristía, su entrañable devoción a la Santísima Virgen, toda esta vivencia de la Iglesia en plenitud, le impulsa a identificarse con el pueblo, con los niños, con los desvalidos, con los que sufren hambre de pan y del alma, con todas las criaturas de Dios, como adelantado y predecesor del Serafín de Asís.

Sus portentosos milagros, más de cuatrocientos, se contemplan en su Proceso de Canonización. Su caridad ilimitada, hace, que sus contemporáneos le admiren y le veneren como a un Santo, junto a su esposa Maria de la Cabeza, y que llegan a ser un solo corazón y una sola alma; matrimonio que bendice el Señor, concediéndoles un hijo, Illán, que es causa un día de uno de los más portentosos milagros de San Isidro, resucitándole tras precipitarse a las profundas aguas de un pozo.

En otra ocasión también devuelve a la vida a Maria de Vargas, hija de su patrón y ahijada suya.

La vida del santo matrimonio, encendía más y más el fervor del pueblo de Madrid tras el conocimiento de tantos prodigios.

Muere San Isidro el 30 de noviembre de 1172, sobre los 90 años, y es sepultado en el cementerio de San Andrés, su parroquia.

Cuarenta años después, en 1212 fue descubierto, por revelación divina, su cuerpo incorrupto.

San Isidro es Beatificado por Paulo V el 14 de junio de 1619, fijando la celebración de su fiesta el 15 de Mayo.

Gregorio XV Canoniza a San Isidro el 12 de Marzo de 1622. Sin embargo la muerte del Pontífice hizo que se retrasara la expedición de la Bula de Canonización de San Isidro "Rationi Congruit" hasta el 4 de junio de 1724, firmada por Benedicto XIII.

San Isidro es patrón de Madrid desde 1212, y día de precepto en la capital de España desde 1621.

El Papa Juan XXIII extendió el patronazgo de San Isidro a los agricultores y campesinos españoles por Bula "Agri Culturam" dada en Roma el 16 de diciembre de 1960.
Mi discrepancia, tambien, pero para con quién cree poder "juzgar" (con más o menos rotundidad) la calidad o nó, de cualquier poesía; desde su personal sensibilidad...

Y es que el poeta, si "neófito-incapaz, experimentado, con pocas luces o brillante" a la hora de sentir -en su interior- lo que intenta y quiere plasmar: Lo hace desde "una" sensibilidad. Que -para nada- debe y tiene que ser "la" sensibilidad.

Personalmente admiro -muy de veras- a todo poeta (real o en ciernes)... Y es que rimar unas palabras, o intentarlo: En sí mismo -para mí- (que soy un negado) me merece todo mi respeto... que es lo que quiero expresar, para todo lo que aquí queda escrito...

Saludos.
San Isidro labrador
(Año 1130)

San Isidro bendito: ruega por nuestros campos y por nuestros agricultores.

Es el patrono de los agricultores del mundo. Le pusieron ese nombre en honor de San Isidoro, un santo muy apreciado en España.
Sus padres eran unos campesinos sumamente pobres que ni siquiera pudieron enviar a su hijo a la escuela. Pero en casa le enseñaron a tener temor a ofender a Dios y gran amor de caridad hacia el prójimo y un enorme aprecio por la oración y por la Santa Misa y la Comunión.
Huérfano y solo en el mundo cuando llegó a la edad de diez años Isidro se empleó como peón de campo, ayudando en la agricultura a Don Juan de Vargas un dueño de una finca, cerca de Madrid. Allí pasó muchos años de su existencia labrando las tierras, cultivando y cosechando.
Se casó con una sencilla campesina que también llegó a ser santa y ahora se llama Santa María de la Cabeza (no porque ese fuera su apellido, sino porque su cabeza es sacada en procesión en rogativas, cuando pasan muchos meses sin llover).
Isidro se levantaba muy de madrugada y nunca empezaba su día de trabajo sin haber asistido antes a la Santa Misa. Varios de sus compañeros muy envidiosos lo acusaron ante el patrón por "ausentismo" y abandono del trabajo. El señor Vargas se fue a observar el campo y notó que sí era cierto que Isidro llegaba una hora más tarde que los otros (en aquel tiempo se trabajaba de seis de la mañana a seis de la tarde) pero que mientras Isidro oía misa, un personaje invisible (quizá un ángel) le guaba sus bueyes y estos araban juiciosamente como si el propio campesino los estuviera dirigiendo.
Los mahometanos se apoderaron de Madrid y de sus alrededores y los buenos católicos tuvieron que salir huyendo. Isidro fue uno de los inmigrantes y sufrió por un buen tiempo lo que es irse a vivir donde nadie lo conoce a uno y donde es muy difícil conseguir empleo y confianza de las gentes. Pero sabía aquello que Dios ha prometido varias veces en la Biblia: "Yo nunca te abandonaré", y confió en Dios y fue ayudado por Dios.
Para muestra vale un botón

Sin acrritud, pero creame que como poeta literario no tiene porvenir
! ojalá me equivoque!
El cabrero como cataor de flamenco es un artista

Pero tu como poeta no te comes una rosca. (y perona)

Saludos amigo
Celebrando San Isidro
¡AY MADRID!
¡AY Madrid!
-Madrid del alma mía -
Que nos recibisteis a tantos
buscando una nueva vida.
Cuando llegué a este Madrid.
no me pareció tan bonito,
era como un pueblo muy grande
con simones y tranvías, y aguadores con borricos.
Mas pronto empecé a descubrir
todos sus entresijos,
y sus calles y sus plazas
y sus gentes ¡Tan castizos!
Pronto me hermané con ellos
y vestí de " chulapo "
y acudía a las verbenas,
y bailaba por sus patios.
Aprendí a bailar " Chotís "
con mi "Chula " acompañado,
que se llamaba Susana
y que me tenía "flipado "
En aquellas tascas
en aquellos patios.
¡Preparaban una limonada!
y que nunca te agachaba.
No pasa como con los "cubatas "
que te dejan como un drogata.
Salía por este querido Madrid
y visitaba todas las tascas,
tomábamos cuatro chatos
y nunca pasaba nada.
¡Ay Madrid de mi alma!
Cuantas alegrías me has dado
en tus fiestas y verbenas
y en El Retiro, o El Rastro.
Cuando paseaba con mi Chula
por el Paseo del Prado
me sentía como un madrileño
criado en Barrios Bajos.
Pero es que Madrid no entendía
de gallegos de andaluces o asturianos.
Te acogía entre sus gentes
cual si fuésemos hermanos
´Recordando ese Madrid
y para recordar El Rastro
servirá cualquier canasto.
y para recordar aquellas
guapas chulas de Madrid,
acudirá a nuestra mente
el Manzanares voraginoso.
las quermeses de La Bombi
o aquel patio tan hermoso
adornado con faroles y mantones.
Y que en hizo tan dichoso …
****************************** ******
Manuel González Alvarez

Un saludo Poetas