Religión

Jesús García Burillo

En la misa celebrada en la Catedral recibió el cariño de los fieles, a los que instó a «andar alegres sirviendo» haciendo suya una frase de Santa Teresa

Durante la homilía de la misa de acción de gracias de su ministerio episcopal, celebrada este domingo en la Catedral, Jesús García Burillo se mostró, por encima de todo, agradecido. «Así como para Pablo sus comunidades son motivo de agradecimiento, de oración y de alegría, eso mismo sois vosotros para mí», manifestó en alusión al Evangelio del día. «No tengo palabras para daros las gracias», afirmó rotundo. También expresó la necesidad de pedir perdón y de mirar al futuro. Y en esa mirada al tiempo que vendrá, Jesús García Burillo brindó a los fieles «las tres palabras de Teresa que el Papa Francisco» envió en su mensaje del Año Jubilar Teresiano: «Andar alegres sirviendo, era el consejo que daba a sus monjas, animándolas a ser activas y serviciales, también es mi deseo» para los fieles de los que se despedía, a los que a través del testimonio y el ejemplo de La Santa envió un claro mensaje de esperanza, invitándoles a estar «alegres, superando la apatía y el pesimismo que a menudo contemplamos en la realidad social de nuestra provincia de Ávila», manifestó. Un sonoro aplauso y un besamanos puso fin al acto litúrgico. El próximo sábado tendrá lugar la toma de posesión episcopal del nuevo obispo, José María Gil Tamayo.