Sabemos Perdonar

Angel: ...

A mí eso de perdonar y no olvidar, no me va. Si no lo olvidas, tampoco lo perdonas. Lo tienes siempre presente.

Angel:
claro que nunca se debe olvidar. Porque si olvidas no aprendes. El que perdones no quita para que sepas qué te han hecho. Ya no vas a ir con gente que te haya tratado mal de buenas, como ni nada hubiera pasado. Otra cosa es que pases páginas pero olvidar no te evitaría que te volviese a suceder.
Que una persona te haga una buena jugada y luego pretenda que todo vuelva a ser como antes no se puede aceptar. Y se perdona, le vuelves a hablar, saludar pero guardando muy bien las distancias porque le conoces y no vas de nueva en esa relación. Lo contrario sería de necios porque entonces te la jugarían una y mil veces si te dejas. ¿O no?
Respuestas ya existentes para el anterior mensaje:
Clarito..... Clarito.
No debemos tropezar en la misma piedra, por eso dicen. Perdiendo se aprende.
Bueno, son dos conceptos equidistantes, si bien se perdona pero nunca se olvida. Ha de ser muy fuerte la ofensa para perdonar (como humanos que somos) y no olvidar. Posiblemente se perdone y no se olvide. Un saludo, Carmen.