Susana Díaz


Díaz incumple la ley: no acude a la comisión que investiga el pago de prostíbulos con dinero público.

Manuel Chaves se marcha de la comisión que investiga a sus altos cargos.

OKDIARIO. 07/11/2019 16:29.

Susana Díaz tampoco ha acudido a la comparecencia que tenía prevista en la comisión que investiga el pago de prostíbulos con dinero público por parte de la Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe). Su intervención estaba programada para las 15:30 horas de este jueves pero la ex presidenta de la Junta de Andalucía no se ha presentado, al igual que José Antonio Griñán que tampoco se ha presentado.

El presidente de este órgano de investigación, Enrique Moreno, ha reanudado la sesión explicando que aunque "ha sido citada de manera formal y legal" para las 15,30 horas, "siendo las 15,36 horas, Susana Díaz ha incomparecido" y no ha cumplido "su obligación legal al respecto".

De este modo, el parlamentario ha dado por suspendida provisionalmente la sesión hasta las 18,30 horas, cuando está fijada la comparecencia de la actual ministra de Hacienda en funciones y ex consejera andaluza de Hacienda, María Jesús Montero, quien ya ha comunicado al Parlamento que no irá a prestar declaración.

En ese momento, el representante del PSOE-A en la comisión, Rodrigo Sánchez Haro, ha pedido la palabra a Moreno para hacer algunas consideraciones y éste, tajantemente, ha insistido en se cerraba la sesión, sin permitirle intervenir.

La misma situación ocurrió horas antes cuando se confirmó que José Antonio Griñán, cuya comparecencia estaba prevista a las 11,30 horas, no acudía al Parlamento. En ese momento, el socialista negó que se estuviera una incomparecencia pues el ex presidente "no ha sido citado" por la comisión.

Sí ha acudido a prestar declaración Manuel Chaves, que estaba citado a primera hora según el orden del día. El expresidente, tras expresar unas consideraciones sobre su citación, decidió abandonar la comisión sin atender las preguntas de los grupos, lo que ha sido duramente criticado por el PP-A, Cs y Vox, que incluso ha anunciado que le va a denunciar por entender que ha podido incurrir en un "delito de desobediencia" tras su "incomparecencia" en este órgano parlamentario.
Pedro de Tena.

Susana, la inmemoriosa.

2019-07-24.

No se trata de que le pidamos a la todavía lideresa socialista andaluza una epidemia de recuerdos como al personaje de Borges, pero, ya que habla tanto de memoria histórica, deberíamos recordarle que, además de la remota vinculada a la Segunda República, hay otra próxima que debería tener muy fresco por qué dio un golpe de partido en 2016 y echó a Pedro Sánchez de su secretaría general.

El debate de investidura, o mejor, visto lo visto ayer, de embestidura de Pedro Sánchez contra todos los que nos quieren darle el gobierno por su cara bonita, debería haber servido para que Susana Díaz rememorase por qué se montó el numerito aquel del rescate de Ferraz ante el peligro Sánchez. Pero, claro, ahora sobrevive más tiesa que nunca sin la harina de dinero y puestos para todos que le proporcionaba la Junta de Andalucía.

Decía Susana Díaz – haré yo el esfuerzo de memoria -, que los socialistas de izquierda "no anteponen las personas a los territorios". Sí, se refería, claro está a las aspiraciones separatistas de uno y otro signo a las que sospechaba era sensible el largo caballero Pedro Sánchez, hasta el punto que lo echaron.

Su desmarque del nacionalismo catalán, cuyos votos van a ser necesarios ahora para su jefe de partido, fue tan rotundo que llegó a decir que no se cansó de referirse a que el pueblo andaluz "siempre consiguió sus derechos constitucionalmente", subrayando que el ya famoso y golpista referéndum ilegal del 1 de octubre de 2017 pretendía cargarse la igualdad de los españoles y sus territorios, que era como el "oxígeno de la política".

Tampoco se acuerda de que fue ella la que impidió, con otros, que el término "plurinacional" se incluyera en la ponencia marco del PSOE que defendía la reforma constitucional para avanzar hacia un modelo federal pero no otros caminos como el propiciado por el separatismo catalán.

Respecto a Podemos, Susana no recuerda que acusó a los del no Ministro morado de injerencias, de pretender engullir al PSOE como han hecho con IU y de tantas otras cosas que no hay tiempo para recordarlas todas. Bueno, sí, es evidente que en Andalucía prefirió gobernar con IU primero y luego con Ciudadanos antes que con el Podemos anticapitalista y casi independentista que ya se fraguaba entonces. ¿Se acordará de por qué?

¿Para qué fue todo aquel terremoto político? ¿En qué memoria han quedado registradas sus ondas sismográficas? ¿Dónde están González, Guerra, Lambán, Puig, García-Page, Fernández Vara, Fernández de Asturias y otros muchísimos? ¿Es que sólo fue un juego de poder todo aquello y que en realidad España y su futuro democrático nunca importaron?

La única memoriosa digna es la ex socialista Soraya Rodríguez que hoy, en El Mundo, recuerda por qué ocurrió lo que ocurrió en la fractura socialista de 2016. Y dice así:

"Sostenía entonces el viejo PSOE que España se hallaba en un momento crucial ante el golpe institucional que el secesionismo catalán estaba preparando contra nuestro Estado de derecho. Que necesitábamos más que nunca construir consensos esenciales con fuerzas políticas constitucionalistas cuya primera lealtad está con la Constitución, con los que compartimos que nuestra nación sólo se sustenta en una identidad cívica, democrática y constitucional y que, respetando la diversidad de nuestro Estado autonómico, no podíamos permitir que ninguna diferencia se convierta en privilegio. Que sólo desde este amplio consenso constitucional por encima de discrepancias políticas podíamos hacer frente con éxito al reto soberanista."

Pero Sánchez se recompuso inesperadamente, en parte por las indecisiones de Susana Díaz y su fatal manejo de los tiempos, y logró convencer a la militancia de que todo valía con el fin de que gobernara, no el PSOE ni todo el PSOE, sino él mismo como cabeza visible de la izquierda toda. De ahí la posterior moción de censura a Rajoy y su yo es yo porque los demás no llegan ni siquiera a la categoría de circunstancias.

No, Susana no recuerda. Su memoria se detiene en que ella prefirió la estabilidad del gobierno español, aunque fuera del PP, a que Pedro Sánchez consumara su golpetazo izquierdista y la deriva pro nacionalista de su propio partido. Pero olvida lo que pasó después y pasa ahora: que puede consumarse esta semana. De hecho, negociar lo que se dice negociar Sánchez sólo negocia bordeando muchas líneas rojas con un Iglesias cuyo morado parece más consecuencia de graves lesiones que de sus antiguas proclamas y habla con los amarillos presos del separatismo, con Otegui, su paladín, fíjense, y con el nacionalismo vasco en general. A los demás, les pide pleitesía incondicional.

A lo mejor es una farsa para reventar a todo adversario viviente en unas próximas elecciones supuestamente triunfales. Pero, ¿y si no lo es, Susana, y lo que se cocina en la sombra es todo aquello contra lo que muchos socialistas se rebelaron, a sus órdenes, en 2016? ¿Hará lo del personaje memorioso de Borges que llevó "la soberbia hasta el punto de simular que era benéfico el golpe que lo había fulminado...?"
El Mundo abre con un literal de Juan Manuel Moreno. "El cambio debe ser real; no se puede cambiar para seguir igual". El editorial califica el discurso del candidato de "notable", "firme pero constructivo que tanto se agradece en tiempos de agresividad populista". Juan Manuel Moreno mostró un "talante abierto y negociador", amable, contemporizador, moderado. Pero le dio igual. Allí estaba Susana Díaz, la que se suponía que representaba el lado moderado del PSOE, con cara de perro, rabiosa, sin poder aceptar el resultado de las urnas y mostrando su verdadero rostro antidemocrático al mejor estilo podemita. "Causa tristeza el sectarismo exhibido por Susana Díaz en su despedida del cargo que no supo ganar en las urnas y que tampoco ha sabido perder, como prueban los autobuses fletados por el PSOE para rodear la Cámara donde se celebra la investidura". Un "bochorno" que podíamos esperar de los ultras de Podemos, pero no del PSOE. Cuenta Gistau que Bonilla incluso "quiso despedir galantemente a Susana Díaz". Ni por esas. Dice Federico Jiménez Losantos que lo que vimos ayer fue "el socialismo real". "El socialismo real es Andalucía: partido único en el Poder, demagogia tercermundista en las urnas y mafia subvencionada en la calle. Una tiranía matizada por la corrupción". Vaya despedida la de Susana, la mujer de Estado, a la niña de Felipe González, se le ha caído la careta.
Ángel, en estos momento los socialistas y podemos deben estar frotándose las manos, esperemos y la sangre no llegue al río y de una vez por todas se pongan de acuerdo y gobierne la derecha en Andalucía, ya veremos que pasa.

Un saludo.
TRIANA. La ocasión la pintan calva y hay que aprovechar. Allá ellos si no llegan a un acuerdo. Los andaluces se lo pusieron a huevo y hay que entenderse. Los andaluces si no hay acuerdo tomarán nota en las nuevas elecciones.

Un saludo
TRIANA. Si VOX no ayuda a los otros dos, se formará un "cacao" de tres pares de narices. Tanto en estos tres como en los socialista y Podemos. ¡Más madera!
Ángel, en estos momento los socialistas y podemos deben estar frotándose las manos, esperemos y la sangre no llegue al río y de una vez por todas se pongan de acuerdo y gobierne la derecha en Andalucía, ya veremos que pasa.

Un saludo.
"NO HAY NADIE CON MÁS LEGITIMIDAD"

Susana Díaz se adelantará en la investidura si Vox deja en el aire su apoyo a PP y Cs.

El Parlamento inicia los trámites para esa votación para el Gobierno en Andalucía con Vox en pie de guerra y serias discrepancias con Cs, lo que podría ralentizar el calendario previsto.

ACTUALIZADO: 04/01/2019 09:14.

ISABEL MORILLO. SEVILLA.
... (ver texto completo)
TRIANA. Si VOX no ayuda a los otros dos, se formará un "cacao" de tres pares de narices. Tanto en estos tres como en los socialista y Podemos. ¡Más madera!
"NO HAY NADIE CON MÁS LEGITIMIDAD"

Susana Díaz se adelantará en la investidura si Vox deja en el aire su apoyo a PP y Cs.

El Parlamento inicia los trámites para esa votación para el Gobierno en Andalucía con Vox en pie de guerra y serias discrepancias con Cs, lo que podría ralentizar el calendario previsto.

ACTUALIZADO: 04/01/2019 09:14.

ISABEL MORILLO. SEVILLA.

El PSOE confirmó que Susana Díaz presentará su candidatura a la presidencia de la Junta de Andalucía y confía en que la dirigente socialista sea la primera que se someta a esa votación en el pleno del Parlamento, por delante del candidato del PP, Juanma Moreno, a quien ya se ha dado como futuro presidente del Gobierno andaluz gracias a un pacto con Cs y con el apoyo de Vox. Díaz no tiene posibilidades de salir pero puede ralentizar el calendario y liderar el debate.

La diputada socialista Verónica Pérez informó al terminar la Mesa del Parlamento de que su grupo pedirá paso para Díaz cuando se abra la ronda de propuestas entre los distintos grupos parlamentarios. "No hay nadie con más legitimidad que Susana Díaz para presentarse a la investidura. Si hay alguien que deba optar es ella", zanjó la dirigente del PSOE sevillano.

Ahora será la presidenta del Parlamento la que deba ordenar qué candidatos se presentan y lo tendrá que hacer en función de quienes tengan mayores apoyo. En este caso, si PP y Cs no cuentan con el apoyo explícito de Vox sumarán solo 47 diputados frente a los 50 que arrojan PSOE y Adelante Andalucía. Así que podría darse la circunstancia de que Susana Díaz sea la primera que se someta a una investidura, aunque en absoluto esos son los planes de los partidos de la derecha. PP, Cs y Vox arrojan 59 diputados.
Susana Díaz: "Yo estaba equivocada, Cataluña tiene la culpa de mi fracaso"

La líder del PSOE en Andalucía reconoce los malos resultados pero dice que tiene intención de presentarse a la investidura.

4 diciembre, 2018 08:51.

Victoria Fernández.

Tras los resultados de las elecciones de Andalucía, en las que el PSOE ha conseguido tan solo 33 escaños, Susana Díaz reconoce que se equivocó durante la campaña y que el tema catalán podrá haber sido el culpable de sus resultados.

"Cuando Juan Marín hablaba de Cataluña, yo le decía que debería centrarse en Andalucía. El último día de campaña, Albert Rivera pedía el voto en Ciudadanos contra los independentistas de Cataluña. Y yo siempre he pensado que teníamos que centrarnos en Andalucía y sus problemas. Pero a la vista de los resultados, tengo que reconocer que la que estaba equivocada era yo y Cataluña tenía mucho que ver en estas elecciones", ha dicho en declaraciones a la Cadena Ser.

Sin nunca querer criticar la política del Gobierno de Sánchez hacía Cataluña, Díaz ha resaltado que ese tema "lo estará reflexionando la dirección general del partido" y que es consciente de que "es muy difícil gobernar en esta situación" y, "de verdad, que no me meteré nunca en eso, ni diré que se debería hacer esto o lo otro".

La candidata socialista a las elecciones andaluzas, asegura que no dimitirá porque ha ganado las elecciones, aunque reconoce que “ganar así es triste”. “Si hubiera perdido, me hubiera ido a mi casa ya”, señala.

Díaz ha considerado que hay que hacer autocrítica y ver “por qué andaluces que votan a la izquierda se han quedado esta vez en casa” pero ha rechazado una renovación en el PSOE de Andalucía, como ayer sugería José Luis Ábalos. “Se regenera aquello que está degenerado. Y yo lidero un partido decente, honesto y trabajador”, ha dicho Díaz, para quien “lo de Ábalos se ha sacado de contexto”. Además, ha garantizado que Sánchez le ha mostrado su apoyo en una conversación privada tras la noche electoral.

Sobre un posible acuerdo de la derecha para gobernar Andalucía, Díaz ha recalcado que "solo lo conseguirían apoyados en la extrema derecha". Además, la líder del PSOE en Andalucía ha señalado que "los que antes hablaban de pacto de perdedores y los tripartitos, están ahora dispuestos a viabilizar un gobierno con un tripartito tóxico con la extrema derecha que defiende cosas como retirar la ley de igualdad de género".

Susana Díaz ha recalcado que espera "entrar en el Parlamento como presidenta" y que tiene intención de presentarse a la investidura "siempre y cuando cuente con los apoyos necesarios". "Si el segundo y el tercero de estas elecciones se creen con derecho a llegar a la presidencia ¿por qué yo, que he ganado las elecciones, no lo tendría?", ha preguntado.
Y en León o Asturias.
TOLEDO queda más cerca o Castilla la Mancha.
Y en León o Asturias.
Díaz avisa: "Claro que es difícil gobernar con 84 diputados. Que se lo digan a Pedro ahora"
La presidenta de la Junta de Andalucía lamenta que este tipo de legislaturas “no son buenas para este país porque generan inseguridad”
Susana Díaz apoya la declaración de respaldo al Gobierno que rechazó Pedro Sánchez.

PEDRO DE TENA (SEVILLA)

Una maniobra parlamentaria de Podemos precipitó la decisión.

Durante estos días se cernía la incógnita sobre qué haría Susana Díaz, si desafiar de nuevo a Ferraz o no hacerlo. Finalmente, había logrado un acuerdo con Ferraz para introducir una enmienda "in voce" dando satisfacción a la idea del "diálogo" propiciada por Pedro Sánchez, pero Podemos ha frustrado la operación con una maniobra reglamentaria. Ante el riesgo de quedar fuera de juego, la presidenta andaluza ha decidido apoyar la declaración de Cs con algunas enmiendas. Esto es, apoya lo que Sánchez no quiso apoyar, pero sin crispar la relación mutua.
TRIANA, De todas formas que los militantes y votantes del PSOE anden con mil ojos porque Pedro guarda en la lista aquellas personas que han ido en contra de él.

Un saludo.
Ángel, el señor Pedro se las tiene "guardadas", o sea, que se anden con cuidado.

Un saludo y buen domingo.
MADRID.

Los «susanistas» temen una purga de Sánchez en el PSOE de Madrid.

Desde la formación recuerdan al secretario general que en la región un 50,5 por ciento de militantes no le votó.

SARA MEDIALDEA.
TRIANA, De todas formas que los militantes y votantes del PSOE anden con mil ojos porque Pedro guarda en la lista aquellas personas que han ido en contra de él.

Un saludo.
MADRID.

Los «susanistas» temen una purga de Sánchez en el PSOE de Madrid.

Desde la formación recuerdan al secretario general que en la región un 50,5 por ciento de militantes no le votó.

SARA MEDIALDEA.