Toros

Los toros nunca han faltado tampoco en mi ciudad, aunque a mi no me gusten. Me parece una profesión

Los toros nunca han faltado tampoco en mi ciudad, aunque a mi no me gusten. Me parece una profesión cruel la de torero por dar muerte a un inocente toro y por recibir honores si logra matarlo; y abucheos, si por el contrario el toro le burla a él. La gloria y el honor, o el desprecio y la la burla. No hay medias tintas, o se vence o se muere. Parece un juego de circo romano que perdura en nuestros días.