Tribuna libre

Hoy estoy de bricolaje

Hoy estoy de bricolaje
en este humilde taller
mucho frío, más que ayer,
veo helarse el utillaje.

Se trataba de imitar
con un poquito de acierto
la prensa sin ser experto
tal cual, o algo similar.

Había hecho alguna que otra
algunos años atrás
pero alguien dijo... ande vas?
con este trasto, esta esotra.

Tenía mucha razón,
era tal el armatoste
que regalado y sin coste
quiso nadie una impresión.

Más mi orgullo me decía
hoy hare algo que sorprenda,
que sea fino y que atienda
a la exigencia del día.

Pasé por Leroy Merlín
compré un tablero de pino,
la caladora del chino,
tuerca y tornillo sin fin.

! Vaya por Dios! faltan clavos,
y el corte salió torcido,
el ancho está mal medido,
esta obra no vale un chavo.

Una y otra vez lo intentaba con paciencia, más, siempre faltaba algo, repasaba mis planos y en la teoría parecían perfectos, pero al llegara la ejecución, pocas cosas cuadraban, y es que en bricolaje casero, con escasez de herramientas en un precario taller, la perfección no existe, no obstante, aquí les presento la obra para que la puedan criticar.