Tribuna libre

Yo creo qué no existía para nadie.

A ver si hay por aquí algún abogado o alguien que sepa algo de lo que planteo.

Se vende una casa, de segunda mano, y en la escritura no se hace constar que los muebles y enseres personales se los queda el vendedor, eso se habla de palabra.

Al mes y medio que se va a retirar los muebles el comprador dice que todo lo de dentro es suyo y que allí no se retira nada.

¿Tendría alguna opción el vendedor de recuperar sus muebles? En la escritura no se menciona nada acerca de los mismos.

A ver si tenéis por ahi a alguien que pueda da una respuesta.

Gracias.

Lo que no entiendo es por qué el vendedor espera un mes para ir a retirar las cosas, lo suyo habria sido entregarla vacía, o hacer constar que en breve serían retirados los enseres, si se dijo y no se dejó por escrito, esntra en juego la mala o buena voluntad de las personas.

Buenos días Rosalí: Este chico, vino de Argentina en un viaje relámpago, para vender (también por otros motivos), firmó las escrituras y se fue, tenía un viaje previsto para estas fechas en el que ya contaba con estar aquí 20 días, en esos días que venía con su mujer sacaban de la casa lo que verdaderamente les interesara previa selección, dejando el resto para el comprador, eso fue lo hablado, pero no lo hicieron notar en escritura (ellos son primos carnales) y ahora se ha encontrado con esa sorpresa.

Hay testigos de lo hablado, pero supongo que será papel mojado y tampoco será cuestión de comenzar a pelear judicialmente y tener que comprometer a la gente que de buena fe estuvo presente en ese trato, total, que me parece a mi que ajo y agua; a mi lo que me saldría del cuerpo, si pudiera, es darle un "premio" que tuviera que visitar al dentista varias veces, pero por lo demás, no creo que haya nada que hacer, hoy la palabra no vale nada en algunas personas.

Gracias por tu aportación a lo del viaje de Países Bajos, no sé en que apartado estaba y creo que no contesté a tu mensaje.

Saludos

Lo dicho, antes las palabras tenían más valor que ahora y más teniendo testigos, pero si no quieren tenerlas en cuenta poco se puede hacer, y menos si el interesado está lejos.
Creo que sí contestaste al mensaje, yo tampoco me acuerdo en que tema era.

Un ejemplo del valor de la palabra tiene lo que voy a contar: hace como 60 años o más, mi padre compro un pequeño local, y en su momento no se hizo escritura, nos dijo el que se lo vendió que le insistió varias veces a mi padre, y que le decía que no era necesario que con su palabra bastaba, pasados estos años cuando arreglamos cuentas nos interesaba venderlo ya que no lo necesitábamos, hablamos con el primer propietario y nos dijo que cuando quisiéramos, (mi padre ya habia fallecido) pero este señor había enviudado y claro, como bienes gananciales no podía escriturarlo a nombre de otra persona, ¡bueno, un lío ¡no era mucho lo que costaba, pero había que dejarlo resuelto, se lo quedó un familiar del señor, quedamos tan amigos como siempre.

Rosalí: En aquellos tiempos la palabra entre dos cuando se compraba o se vendía algo, era palabra DE HONOR. A veces salía "rana", pero por regla general la palabra entre caballeros prevalecía.

Yo recuerdo en las ferias de ganado, cuando un señor llevaba la ternera a vender en la feria. Tratante y vendedor, si llegaban a uno acuerdo, se daban la mano y la res quedaba vendida. Más tarde, al final de la feria, el tratante recogía la ternera y el vendedor el dinero. Se me ocurre pensar ¡ESO ERA DINERO NEGRO! PERO EN AQUELLOS TIEMPOS SE HACÍA ASÍ. NO EXISTÍA LA DECLARACIÓN DE LA RENTA, a lo mejor solo para muy ricos.

Yo creo qué no existía para nadie.