Unión Europea

Aumenta la tensión con Grecia:

Aumenta la tensión con Grecia:

La Unión Europea se prepara para "un estado de emergencia"
Ultimátum de la Unión Europea a Grecia:
plantea el 30 de junio como fecha clave

Mientras tanto, Varoufakis vuelve a la carga: afirma que Grecia no aceptará una prórroga de la crisis
Draghi insiste: la sostenibilidad fiscal, la estabilidad financiera son elementos importantes para cualquier acuerdo

Bolsamanía >Twitter | 15 jun, 2015 Actualizado: a las 22

Grecia,_mercados preocupados

La tensión aumenta. Las conversaciones con Grecia no parecen llegar a ningún lado, mientras tanto la Unión Europea se prepara para un 'estado de emergencia' tras lanzar un ultimátum a Grecia: la fecha límite es el 30 de junio, sí, la misma fecha en la que vencen los pagos al Fondo Monetario Internacional (FMI). Mientras tanto funcionarios del gobierno de Alexis Tsipras lo tienen claro: su gobierno ha llegado al límite de las propuestas. Y Yanis Varoufakis pone la guinda del pastel: "Grecia no firmará una extensión de la crisis".
El comisario europeo de Alemania afirmaba este lunes por la mañana que era tiempo de prepararse para un "estado de emergencia" tras el colapso de las conversaciones el fin de semana para rescatar a Grecia de un default y de una salida de la zona euro.
Varoufakis: "por fin ha llegado el momento de la claridad. Grecia ha dicho basta y ahora los europeos deben tomar decisiones"
Lea también: Merkel pone en alerta a los inversores de divisas por sus comentarios sobre la fortaleza del euro
Lea también: En directo | Grecia, en la recta final de las negociaciones tras la rebaja de calificación de S&P
¿Qué ocurrió? El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ignoró una serie de peticiones de líderes europeos para que actúe rápido y en vez de eso culpó a los acreedores por el colapso de las negociaciones de ayuda a cambio de austeridad, en el mayor revés hasta el momento en las conversaciones para asegurar más ayuda para Grecia y que se han prologando por meses, destaca Reuters.
"Deberíamos trabajar en un plan de emergencia porque Grecia caería en estado de emergencia", dijo el comisario europeo de Alemania, Günter Oettinger. Y los mercados ya están reaccionando: todas las bolsas europeas en negativo, mientras las primas de riesgo suben.
Horas más tarde, la guinda del pastel la ponía el ministro de Finanzas de Grecia, Yanis Varoufakis que ha asegurado que el Gobierno 'no va a firmar una extensión de la crisis' y ha afirmado que hoy es un buen día, porque por fin ha llegado el momento de la claridad. "Grecia dijo ayer (domingo) basta y ahora los europeos deben tomar decisiones", afirmó Varoufakis a la radio del partido gubernamental Syiza Sto Kokkino, un día después de que se interrumpieran las negociaciones entre Grecia y sus acreedores en Bruselas, recoge la agencia Efe.
Varoufakis recordó que "a pesar de que nosotros estábamos dispuestos a negociar, no fue posible un acercamiento".

LA RESPUESTA DE EUROPA
Draghi: "lo que está ocurriendo demuestra que nuestra unión es una construcción sin terminar”.
En todo caso, la respuesta de Europa ha sido clara: los acreedores internacionales ya han hecho las concesiones sustanciales a Grecia, sus demandas son válidas y tienen todo el sentido desde el punto de vista económico. "Nosotros estamos listos, si hay algo nuevo, para comprometernos (...) Si hay algo nuevo estaríamos muy felices de involucrarnos como mediadores para llevar adelante las negociaciones", dijo Margaritis Schinas, portavoz de la Comisión, durante una conferencia de prensa.
Por su parte, el presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, ha afirmado, durante su intervención en el Parlamento Europeo, que es necesaria una acción urgente de parte de Grecia. También ha reiterado la necesidad de que el gobierno del país heleno ponga sobre la mesa una serie de reformas duras y contundentes. Draghi ha recordado que el apoyo financiero a Grecia es una decisión política que tendrá que ser tomada por los responsables políticos elegidos por los griegos, no por los Bancos Centrales.

Un aspecto que hay que destacar del discurso de Draghi, es que el presidente del BCE, ha admitido que "lo que está ocurriendo demuestra que nuestra unión es una construcción sin terminar”. Esta lunes a primera hora, el presidente del Bundesbank alemán, Jens Weidmann advertía por su parte que se le está agotando el tiempo a Grecia y no existe voluntad para llegar a un acuerdo y actuar". En todo caso, la UE ya se prepara para un estado de emergencia.
Pero, ¿qué piden los acreedores? Uno de los aspecto más duros de la negociación es la reforma del sistema de pensiones: los acreedores de Grecia afirman que el país debe reformar su sistema de pensiones si quiere poner a las finanzas gubernamentales en un punto sostenible. Según argumentan, muchos trabajadores griegos se jubilan antes que en otros países europeos, por lo que reciben pensiones que requieren subsidios que el Gobierno no puede costear.
"Al igual que existe un límite a lo que Grecia puede hacer, también hay un límite a la cantidad de financiamiento y alivio de deuda que están dispuestos a prestar los acreedores oficiales y que puedan entregar en forma realista, dado que tienen que considerar a sus propios contribuyentes.

o sea

R. 1