Y del Barça qué decir...

Me parece Angel que no son ellos los que se quieren ir, somos nosotros los que les queremos echar