Foro Común


Mensajes de Noticias de interés a todos los consumidores enviados por mari carmen:

Muy interesante para gente que tenemos cierta edad y vivimos solos. Muchas gracias
Si os llega la versión oro de Whatsapp, no pinches. Es un timo y te cobran 36€ lo están difundiendo por la radio.
Saludos
------------------------------ ------------------------------ --------------------

Subject: Rv: Mercadona ha eliminado más de 1.800 productos Españoles por otros Extrajeros de baja Calidad
Pincha en los enlaces y vas a ver la política que está llevando a cabo Mercadona, sustituyendo más de 1.800 productos españoles por productos de baja calidad extrajeros con la marca Hacendado. Envía este correo a todo el mundo hasta que llegue a los directivos de mercadona.
http://boicotmercadona. wordpress. com/2012/09/03/naranjas-de-arg entina/ <http://boicotmercadona. wordpress. com/2012/09/03/naranjas-de-arg entina/>

Para los que no podáis leerlo….
Mercadona importa el aceite de oliva Hacendado de Marruecos y lo envasa en Portugal
3 de septiembre de 2012 <http://boicotmercadona. wordpress. com/2012/09/03/naranjas-de-arg entina/>
Nos quejamos de que España está en crisis, pero no nos damos cuenta de que comprando en los establecimientos de este súper empresario sin escrúpulos llamado Juan Roig estamos alimentando a la bestia y fomentando la destrucción del tejido empresarial español. Como podéis comprobar en la imagen, Mercadona, a pesar de ser una empresa “netamente” española, valenciana concretamente, no tiene ningún problema en saltarse a los agricultores de su tierra e importa directamente las naranjas de Argentina durante todo el año, saltándose la temporada de naranjas valencianas.
Además, el aceite de oliva Hacendado, de muy baja calidad, lo envasa Sovena, una compañía ubicada en Portugal cuyo principal accionista es Roberto Centeno, casado con una hija del señor Roig. Este mismo Roberto Centeno ha comprado miles de hectáreas de olivares en Marruecos para Roig, que se preocupa mucho por el futuro de España y se atreve a opinar de cómo hacer las cosas públicamente, pero no se corta un pelo a la hora de llevarse la producción del aceite a Marruecos y su envasado a Portugal. Una parte del aceite se importa desde Túnez. La consecuencia es una evidente reducción de calidad para ofrecer precios bajos. Tal y como ocurre con el pescado o con la progresiva eliminación de la charcutería tradicional de corte al momento para dejarla sólo en una charcutería de paquete con un menor coste en todos los sentidos. Lo mismo pasa con la fruta, que se vende a granel y es de mucha peor calidad. Otro tanto ocurre con los cereales, fabricados en Francia.
Mercadona tampoco le hace ascos a importar calabazas de Panamá, pero tal vez el caso más paradójico se da en la sección de pescadería. En Vigo, el primer puerto de Europa por volumen de pescado descargado y que gestiona casi la mitad de la pesca en España, el pescado que se ofrece en los supermercados Mercadona no es fresco y, desde luego, no es gallego. En su mayoría se trata de pescado congelado procedente de África o América del Sur. Lo mismo pasa con los mejillones y las almejas, que en su mayoría son importados desde Chile, Francia o Marruecos.
Mercadona es la cadena con mayor importación de leche extranjera (sobre todo francesa y portuguesa) y la envasa como si fuera española. Se trata, pues, de una materia prima que entra en España a muy bajo precio y que Mercadona utiliza en sus puntos de venta como producto reclamo, a poco más de 50 céntimos el cartón, cuando la realidad es que los costes de producción de la leche y toda la cadena transformadora superan ampliamente ese precio. Esa venta por debajo del coste real obliga a las empresas que compran la leche en España a pagar menos en origen si quieren competir con las marcas blancas. Se trata, pues, de una competencia desleal que obliga a cerrar las empresas que no entran por el aro. De hecho, en Galicia, Mercadona veta en sus supermercados marcas gallegas como Río y Larsa.
Lo mismo sucede con la chufa de la Denominación de Origen de Valencia, con los turrones de las Denominaciones de Origen de Xixona y Alacant o con un producto tan básico como el arroz. No estamos hablando de cualquier producto. Hablamos de productos estrella de la región de la que Mercadona es originaria. Todo producto con Denominación de Origen y que puede “obligar” a pagar más a los productores es eliminado de los estantes para así permitir la entrada de productos extranjeros más baratos. El caso de la chufa es muy representativo, ya que Mercadona vendía entre el 40 y 50% de toda la horchata que se vende en España, con lo que la eliminación de la chufa valenciana de los estantes supone una condena a muerte para los pequeños productores de Valencia. De esta forma, se trae chufa africana a bajo coste, cuya calidad no tiene nada ver con la chufa que se produce aquí en Valencia. Hagamos algo para que llegue a conocimiento del dueño y sepa que sabemos lo que nos está haciendo y que no somos idiotas.
La amenaza sobre el futuro de las marcas blancas
Los consumidores y las cadenas de distribución andan alerta ante la amenaza que se dibuja en el horizonte sobre las exitosas y baratas marcas blancas. El Gobierno quiere legislar sobre el funcionamiento y los precios de la cadena alimentaria, es decir, el sistema que permite que un producto llegue desde el campo o la granja a casa. El temor es que limite la agresiva política de precios de estos productos que tanto éxito han tenido entre los consumidores. El texto del anteproyecto de ley para la mejora del funcionamiento de esa cadena elaborado por el Ministerio de Agricultura persigue regular la guerra que enfrenta a las marcas que utilizan las empresas de distribución frente a las de los fabricantes. El control de la cadena comercial por parte de los primeros, los agresivos precios de sus productos, su elaborada estrategia de marketing, y la profunda crisis económica han propiciado que sus enseñas controlen buena parte del mercado y que la tendencia sea creciente.[También te puede interesar: Toda la información sobre Mercadona]
Una situación que contrasta con la de hace apenas diez años, cuando las marcas de los fabricantes eran las que tenían la posición hegemónica en los lineales de las cadenas de distribución.
El texto del anteproyecto sostiene que un análisis de la situación actual de la cadena de valor evidencia claras asimetrías en el poder de negociación, lo que deriva en una falta de transparencia en la formación de precios y en prácticas comerciales potencialmente desleales y contrarias a la competencia que distorsionan el mercado y tienen un efecto negativo sobre la competitividad de todo el sector agroalimentario. Lo que puede interpretarse como un ataque a la línea de flotación de las marcas de los supermercados, que ya han avisado que debe ser el libre mercado el que permita la fijación de precios. Por eso, sin oponerse todavía a la iniciativa legal del ejecutivo, advierten que una intervención de este debe estar muy justificada y evitar la discriminación. El tema es trascendente, sobre todo si tenemos en cuenta la crisis de consumo que atraviesa España.
Este año, por ejemplo, el consumo en los hogares españoles, generadores del 60% del consumo total nacional, se reducirá un 0,72% para situarse en el entorno de los 83.000 millones de euros, según el informe sobre el sector agroalimentario elaborado por la agencia de gestión integral del riesgo comercial Cesce. La pérdida de poder adquisitivo, el descenso de la renta bruta disponible, los recortes y el incremento del IVA se sitúan como los principales causas de este descenso en las ventas, una tendencia que continuará en el futuro.
En este contexto, las marcas de fabricantes quieren frenar la sangría que están sufriendo a la hora de llenar la cesta de la compra. Esgrimen, por ejemplo, un informe de Esade sobre el «Impacto económico y social de las marcas de fabricante, que sostiene que el trasvase desde las marcas de fabricantes a las blancas ha provocado desde 2008 en el mercado doméstico una destrucción neta de valor añadido superior a 800 millones, un descenso total del 20% en I+D+i, la pérdida de 86.000 empleos, además de 1.600 millones de euros en impuestos». Su aportación al PIB español en 2011 se sitúa en un 6,8% frente al 1,7% de las otras marcas.
La asociación Promarca -que engloba a la mayor parte de los fabricantes de marcas líderes de alimentación, bebidas, droguería y perfumería de España- considera que si la distribución redujera los márgenes que aplica en los productos que les sirven, los precios de estos últimos podrían caer el 20% y hacer la competencia a los de marca blanca. La clave de todo este conflicto es que no haya discriminación en los precios según quien elabore el producto y que se preserve la competencia