Foro Común


Mensajes de Trabajo enviados por Triana:

Mercadona busca informáticos: lanza una oferta de empleo para incorporar a más de 200 personas.

OKDIARIO 17/04/2019.11:30.

La cadena de supermercados Mercadona ha iniciado un proceso de captación de talento para incorporar a más de 200 personas a su departamento de informática, que está situado en Paterna (Valencia), según ha informado en un comunicado.
La compañía presidida por Juan Roig ha abierto un proceso, en colaboración con la Conselleria de Educación de la Generalitat Valenciana, para seleccionar personal procedente de ciclos formativos de FP Grado Superior, concretamente en Asir, administración de sistemas informáticos y redes; desarrollo de aplicaciones web (DAW), y desarrollo de aplicaciones multiplataforma (DAM).

Paralelamente, Mercadona completa esta búsqueda de más de 200 personas con la necesidad de incorporar perfiles senior con amplia experiencia y recién titulados de grados universitarios.

Mercadona cuenta en la actualidad con un departamento de informática compuesto por 500 personas, profesionales multidisciplinares especializados en ingeniería de software, tanto frontend como backEnd, cloud, site reliability, jefes de proyecto, arquitectura empresarial, administradores de sistemas, operaciones, analítica, IoT y seguridad informática.

Inversión de 150 millones de euros.

Con la apertura de este nuevo proceso de captación de talento, Mercadona busca impulsar su proyecto de transformación digital, que con una inversión anual de 150 millones de euros, pretende mejorar las
herramientas y procesos informáticos, y abordar importantes iniciativas en colaboración con proveedores especialistas de las distintas soluciones informáticas.

Mercadona ha precisado que el objetivo es “agilizar al máximo” la toma de decisiones, incrementando la eficiencia y agilidad de los procesos a través de datos únicos y veraces.

Los nuevos trabajadores tendrán, como los 85.800 que actualmente conforman la plantilla de la compañía, contratos fijos desde el primer día, planes específicos de formación, y la opción, a medio plazo, de optar a puestos de mayor responsabilidad dentro de la política de promoción interna de la compañía.
No te esfuerces. No es obligatorio contestar.
Usuario, no le hagas caso, ella siempre está con la misma cantinela, o sea, tu pasa.
Más de un millón de empleados faltaron cada día a su puesto de trabajo en 2018.

Es como decir que todos los ocupados de Galicia o el País Vasco no hubieran trabajado ni solo un día el pasado año.

El coste directo de las bajas laborales para las empresas rozó los 7.000 millones, casi un 10% más que en 2017.

Susana Alcelay.

Madrid.

Actualizado:

03/04/2019 09:29h.

El miedo al despido provocó un drástico freno del absentismo laboral en España en los peores momentos de la crisis. La recuperación económica y la mayor estabilidad en el empleo que comenzó en el año 2014 hizo que ocurriera todo lo contrario, que las faltas al trabajo repuntaran y año tras año hayan marcado ratios récord. Como la venta de automóviles o el consumo eléctrico, el absentismo laboral es probablemente uno de los indicadores de recuperación económica más fiables. Así se constata en muchos estudios recientes, en los que la curva ascendente de los indicadores macroeconómicos es casi paralela al que registran las bajas laborales.

El año pasado la economía española creció un 2,6% y se crearon 566.200 puestos de trabajo. Y al calor de este crecimiento el coste del absentismo laboral repuntó algo más del 10%, hasta 85.140 millones, el equivalente a siete puntos del Producto Interior Bruto, según refleja un estudio realizado por Asociación de Mutuas de Accidentes de Trabajo (AMAT).

Según este trabajo de la patronal, durante el pasado ejercicio 1.014.707 trabajadores, el 5,3% del total de ocupados, faltaron cada día a su puesto de trabajo. Es lo mismo que decir que el total de ocupados en Galicia o País Vasco no hubieran trabajado ni un solo día en 2018 o que no lo hubieran hecho, por ejemplo, la mitad de los ocupados que tiene la Comunidad Valenciana.

El coste directo de este absentismo por prestaciones económicas a cargo de las mutuas y de las entidades gestoras de la Seguridad Social ascendió a 7.498,54 millones el ejercicio pasado, un 12,892% más respecto a 2017. Y el coste que tuvieron que asumir las empresas -abonan la prestación económica disfrutada desde el 4º y el 15º día por el trabajador- fue de 6.900 millones, un 9,67% más que un año antes. Tomando como referencia el PIB de 2018, se obtiene que el valor de los bienes y servicios que se habrían dejado de producir y prestar por el algo más de un millón de trabajadores asciende a 70.741 millones, dice AMAT.

La crisis marcó en 2008 un punto de inflexión en los gastos dedicados a incapacidad temporal (7.450 millones) y a partir de ahí la curva comenzó a caer, coincidiendo con la etapa más negra para la economía española. Esta tendencia se invirtió a partir de 2013, cuando el coste de las prestaciones se había reducido hasta los 5.000 millones. Desde entonces las curvas de gasto, de días de baja, ausencias del trabajo o de incidencia media no han parado de crecer.

Hoy, España sigue estando a la cabeza en tasas de absentismo. Datos de Adecco apuntan a que este desequilibrio es superior en aquellos países en los que la cobertura por enfermedad es más generosa. Es el caso de España, Suiza, Dinamarca, Finlandia, Estonia, Australia, Canadá y Estados Unidos, que se corresponden con los países con mayor nivel histórico de bajas laborales, aunque España se sitúa por debajo de Suiza y Finlandia.

En el informe de la patronal de las mutuas se asegura que en 2018 se produjeron 5.212.692 procesos de incapacidad temporal por contingencias comunes, un 12,70% más que en 2017. Y la incidencia media, que mide el número medio de procesos iniciados por cada mil trabajadores, aumentó casi un 10% en las bajas de trabajadores por cuenta ajena. En los procesos de los autónomos el alza fue de un 3,15% para el mismo periodo. Los autónomos se dan de baja por enfermedad mucho menos que los asalariados y sus ausencias al trabajo son más largas porque se deben a enfermedades que obligan al trabajador a parar sin remedio. Este colectivo se piensa mucho sus ausencias ya que si no acuden a sus puestos de trabajo su medio de vida se para.

Despido del trabajador
En 2012 la reforma laboral introdujo la posibilidad de despedir a un trabajador por absentismo y en 2013 el Gobierno aprobó el anteproyecto de ley de mutuas, una norma con la que, por un lado, pretendió frenar el fraude en las bajas laborales y, por otro, introducir altas dosis de transparencia en unos organismos que gestionan, entre contingencias profesionales y prestaciones económicas, en torno a los 12.000 millones de fondos públicos.

La patronal de las mutuas de accidentes de trabajo alerta del «escaso» impacto que ha tenido la norma en el control de las bajas. Vuelven a reclamar que puedan dar altas médicas, al igual que vienen haciendo con los accidentes de trabajo y enfermedades profesionales. Su idea es prestar asistencia sanitaria, simplemente con el consentimiento del trabajador, sin necesidad de la autorización del servicio público de salud, y pudieran dar alta, al menos en patologías traumatológicas.
EL IMPACTO DEL SALARIO MÍNIMO EN EL MERCADO DE TRABAJO.

Los contratos fijos se hunden y el empleo sufre más en regiones con peores sueldos.

Extremadura, Canarias y Galicia son las comunidades más afectadas por el alza del 22,3% en el SMI;

La contratación estable pasa de crecer más del 18% a caer un 3,21%.

Susana Alcelay.

Madrid.

Actualizado:

18/03/2019 07:49h.

La subida del salario mínimo hasta 900 euros mensuales y el aumento de los impuestos al empleo son barreras que han encarecido la contratación y se traducirán este año en que la economía española requerirá de un mayor crecimiento de la actividad para poder crear puestos de trabajo, a diferencia de lo que venía ocurriendo en los últimos años. Los datos de afiliación, el termómetro más fiable para medir el empleo, reflejan desde el verano una clara desaceleración, en línea con la economía, que se agudiza cada mes.

La literatura económica no es clara respecto al impacto que puede tener en el mercado de trabajo el incremento del 22,3% aplicado desde enero en el SMI, pero en España hay coincidencia en que el efecto sobre el empleo es negativo. También lo creen Bruselas y organismos internacionales como el FMI e incluso la propia Seguridad Social. El secretario de Estado, Octavio Granado, reconoció que pueden existir empresarios que tengan «la tentación de contratar en vez de a 20 trabajadores a 18. No tiene sentido que lo neguemos», aseguró.
BBVA desmonta a Calviño: España perderá más de 160.000 empleos por la subida del salario mínimo.

Prevé un impacto negativo en la creación neta de empleo de entre 20.000 y 75.000 puestos por el alza del SMI tan sólo en 2019.
¡Jesús cuanto desalmado hay por estos Mundos de Dios!

Cordialmente, recuerdos a la TRINIDAD.
EMPRESAS.

ARAGÓN.

Ultimátum de 4 días de Opel para llegar a un acuerdo en Figueruelas.

La empresa y los sindicatos retoman la negociación, de la que depende el futuro de más de 8.000 empleos en Aragón.

R. PÉREZ.
Sanidad y educación recuperan más de la mitad del empleo público perdido desde la crisis.

A. MAQUEDA E. G. SEVILLANO. Madrid.